Piel sensible, reactiva y frájil

La sensibilidad cutánea afecta aproximadamente al 60% de las mujeres

Cuando la piel es de color claro, translúcida, con tendencia a la sequedad y muy reactiva al sol, hay grandes posibilidades de que sea una piel sensible. Ésta es una piel delicada, frágil, muy reactiva y propensa al enrojecimiento, debido a una insuficiente protección cutánea, hiperactividad alérgica, herencia o hipersensibilidad a factores externos.

Este tipo de piel sufre continuos cambios debido a la edad; con el paso de los años, manifiesta problemas de hipersensibilidad. Además, su barrera cutánea es débil y permeable, lo cual permite que los agentes externos irritantes penetren más fácilmente y que se produzca una mayor pérdida de agua por evaporación. Esto conlleva a que estas pieles sean propensas a la deshidratación y la resequedad.

Recomendaciones para la piel sensible

  1. Prepárate para combatir los elementos del entorno: frío, calor, viento, contaminación, sol, agua; son factores que agravan la sensibilidad de la piel.
  2. Esfuérzate por mantener una dieta sana y rica en vitamina C, que se encuentra considerablemente en cítricos y frutas rojas.
  3. Evita el alcohol, comidas muy sazonadas o con exceso de picante.
  4. Para limpiar la piel, utiliza productos que no contengan detergentes.
  5. Evita productos que incluyan sustancias con efecto exfoliante porque tienden a irritar la piel.
  6. Opta por productos que contengan sustancias muy hidratantes, regeneradoras, descongestivas o calmantes.

Mascarilla para piel sensible

Ingredientes

  • 3 zanahorias
  • 2 cucharadas de miel

Preparación

  1. Cocina las zanahorias, y cuando estén blandas, córtalas en rodajas.
  2. Coloca en un recipiente las zanahorias y añade la miel.
  3. Mezcla los ingredientes hasta obtener una pasta.
  4. Déjala reposar hasta que se enfríe.
  5. Aplica la mezcla sobre el rostro realizando pequeños masajes.
  6. Deja actuar la mascarilla durante 20 minutos.
  7. Retira con abundante agua.
  8. Seca suavemente con una toalla facial.

También te recomiendo leer Piel saludable: hidratación y humectación

Volver al blog