Piel saludable: hábitos de alimentación

Ya habrás escuchado el dicho “Somos lo que comemos”, resulta que la alimentación diaria debe aportarnos todos los nutrientes esenciales y la energía que necesita el cuerpo para mantenerse sano. De este modo, los hábitos que llevemos determinarán nuestro desarrollo y la propia salud. Una alimentación saludable al igual que el deporte o actividad física, además de mejorar la calidad de vida y prevenir enfermedades, favorece el aspecto del cuerpo tanto interna como externamente; el cabello, las uñas, la piel y el rostro darán testimonio de una correcta o deficiente alimentación.

Hábitos de alimentación recomendados

  • Consume diariamente mínimo 2 frutas y 3 porciones de verduras.
  • Modera el tamaño de las porciones de comida.
  • Bebe 2 litros de agua al día.
  • En el almuerzo y en la cena, la mitad del plato debe contener preparaciones con verduras.
  • Incorpora legumbres, cereales integrales, semillas y frutas secas.
  • No consumas más de 5 veces por semana carnes rojas o blancas.
  • Procura cocinar sin sal, es mejor reemplazarla por perejil, albahaca, tomillo, romero y otros condimentos. Igualmente, evita el uso del salero en la mesa.
  • Limita el consumo de azúcar y alcohol.
  • Disminuye el consumo de grasas saturadas y evita las comidas rápidas.

¿Cuáles alimentos específicos favorecen la salud de la piel?

Agua: es la base de cualquier tratamiento cosmético; recuerda beber dos litros de agua al día para mantener la hidratación del cuerpo y de la piel.

Brócoli: es rico en antioxidantes y vitaminas E y C, lo cual favorece la producción de colágeno y ayuda a mantener la piel más flexible y sana. Además, protege las membranas celulares de la dermis, defendiéndolas de los rayos solares.

Frutos rojos: contienen vitamina C y propiedades antioxidantes, que evitan el envejecimiento prematuro.

Cítricos: son ricos en vitamina C, un potente antioxidante que interviene en la formación de colágeno.

Zanahorias: sirven para reparar los tejidos, proteger a la piel de los rayos solares y de los radicales libres.

Pimentón rojo: reduce las arrugas y aumenta la circulación de la sangre hacia la piel.

Cereales integrales: las pastas, panes o arroz integral protegen la piel de la contaminación del ambiente.

Avellanas: los frutos secos son una gran fuente de vitamina E y aportan ácidos grasos saludables.

Yogur: es rico en proteínas que ayudan a digerir la grasa.

Aguacate: el aceite de aguacate penetra profundamente en la piel, dejándola limpia, nutrida y suave; sus antioxidantes ayudan a eliminar las arrugas.

También te recomiendo leer El envejecimiento de la piel, ¿edad o malos hábitos?

Volver al blog