Piel normal, ¿cómo cuidarla?

La piel normal tiene un aspecto sano, terso, sin poros abiertos ni puntos negros y además, es flexible. Básicamente es una piel de bebé, sin molestias cutáneas, grasa o resequedad. Por lo cual este tipo de piel requiere un cuidado más sencillo.

Sin embargo, no te confíes, que tu piel sea normal no significa que no requiera cuidados. Una rutina muy básica y fácil de seguir consiste en la limpieza diaria y aplicación de una crema ligera para que la piel no pierda elasticidad. Obviamente, también es fundamental el uso del bloqueador solar y al menos una vez al mes, realizar una exfoliación superficial.

Características de la piel normal

  • La piel normal es de color rosado uniforme.
  • Al tocarla, se percibe un efecto de terciopelo, especialmente en las pieles jóvenes.
  • Es una piel muy delgada.
  • No presenta muchas líneas de expresión, es flexible.
  • Sus poros están cerrados y son pequeños.
  • Suele no presentarse manchas.
  • No se observa brillo ni presenta sensación grasosa.
  • Se broncea controladamente.
  • Es una piel resistente a los cambios de clima.

Recomendaciones para la piel normal

  • Usa productos con ingredientes acordes a tu tipo de piel.
  • Mantiene una alimentación saludable, rica en frutas y verduras.
  • De vez en cuando, aplica una mascarilla natural en tu rostro.

Mascarilla hidratante para piel normal

Ingredientes

Agua

Miel

1 huevo

Preparación

  1. En una olla, mezcla tres cucharadas de agua con una de miel.
  2. Añade una yema de huevo.
  3. Coloca a fuego lento y deja unos minutos hasta conseguir que se mezclen todos los ingredientes.
  4. Sin aumentar el fuego, remueve hasta conseguir una textura compacta.
  5. Vierte la mezcla en un recipiente de vidrio y deja enfriar.
  6. Aplica en el rostro con un algodón y deja actuar por 20 minutos.
  7. Retira la mascarilla con agua tibia.

También te recomiendo leer ¿Cuándo aparecen las primeras arrugas?

Volver al blog