Piel mixta: grasa y seca a la vez

La piel mixta presenta zonas que segregan una gran cantidad de grasa, mientras que otras son secas. Las áreas donde más fácilmente se acumula la grasa son la frente, la nariz y el mentón; es decir, la zona T. El resto de la piel, las mejillas, el contorno de ojos y el cuello evidencian mayor resequedad.

Características de la piel mixta

En la zona grasa es donde suelen aparecer los puntos negros, los poros dilatados y el sebo. Por el contrario, en la zona seca la piel es más fina, no hay acné y los poros se encuentran prácticamente cerrados. Sin embargo, en el área seca, se hacen visibles prematuramente las arrugas, y la falta de hidratación provoca el envejecimiento de la piel.

Productos para la piel mixta

La piel mixta requiere productos limpiadores e hidratantes específicos para este tipo de piel, debido a que tienen la propiedad de absorber sebo e hidratar las zonas resecas. Básicamente, si usas productos para piel grasa, estarás resecando aún más las zonas secas; y si utilizas productos diseñados para piel seca, las zonas grasas presentarán un aspecto más untuoso y brillante.

Recomendaciones para la piel mixta

  • Utiliza cremas hidratantes en las zonas secas para devolver al rostro el agua perdida.
  • Utiliza tonificantes en la zona grasa para evitar la formación de sebo.
  • Realiza una limpieza facial con un limpiador adecuado para tu tipo de piel. Evita utilizar jabones para prevenir el aumento de resequedad.
  • Usa diariamente un bloqueador solar.

Mascarilla de rosas para piel mixta

Ingredientes

Pétalos de rosa frescos

Agua

Yogur

Azúcar

Preparación

  1. Deshoja y retira 10 pétalos de rosa.
  2. Coloca los pétalos en un mortero y machácalos hasta formar una masa.
  3. Pasa los pétalos a un recipiente y añade un vaso de agua.
  4. Agrega una cucharada de azúcar.
  5. Incorpora una cucharada de yogur.
  6. Revuelve los ingredientes hasta formar una crema.
  7. Aplícate la mezcla en el rostro y espera a que actúe durante 25 minutos.
  8. Enjuaga tu rostro con agua tibia y sécalo con una toalla facial.

También te recomiendo leer Piel saludable: hábitos de alimentación.

Volver al blog