¿Piel madura? Cuida tu piel intensamente

Las pieles maduras exigen más cuidado y constancia

La piel comienza a envejecer biológicamente entre los 25 y 30 años. A medida que pasan los años, la piel va sufriendo alteraciones y pierde progresivamente determinadas características. Entre los 35 y 40 años, la piel comienza a manifestar los signos de envejecimiento, un proceso genético que sucede con el paso del tiempo, en el cual la cantidad de células que mueren es mayor a las que nacen. De este modo, la piel se vuelve más frágil, más fina, puede tener un tacto más áspero y  aparecen las temidas arrugas, acompañadas de líneas de expresión más marcadas.

Además existen muchos factores que aceleran el proceso de envejecimiento, principalmente los radicales libres, moléculas inestables que ayudan al deterioro de las células, proteínas, lípidos o ADN. En este proceso, se evidencia una piel más sensible y más susceptible a los factores medioambientales, a malos hábitos, a una inadecuada alimentación, y especialmente a las radiaciones ultravioletas. Siendo éste último, el motivo más recurrente del envejecimiento, debido a que provoca daños tisulares, lo cual genera la aparición prematura de lesiones en la piel y pigmentaciones que pueden llegar a ser precancerígenas.

¿Cómo reconocer los primeros signos de una piel madura?

  • Falta de luminosidad.
  • Falta de elasticidad, tonicidad y pérdida de hidratación.
  • Sequedad que puede causar tirantez e incluso irritación.
  • Color pálido o amarillento.
  • Aparición de manchas.
  • Aparición de arrugas y líneas de expresión más marcadas.
  • Los primeros signos de piel madura se hacen visibles alrededor de los ojos y la boca.

Importante: no esperes a tener un piel madura

Es probable que el nivel de deterioro no corresponda con tu edad. La edad de tu piel dependerá de tu hábitos diarios de higiene, hidratación y protección.  Y aunque no podamos detener este proceso, sí podemos combatirlo. Lo ideal es cuidar la piel adecuadamente, minimizando los signos para prevenir la deshidratación y la desnutrición; así estará firme y radiante durante más tiempo.

¡Comienza ahora a cuidar tu piel!

Lo ideal para prevenir el envejecimiento de la piel, es iniciar los cuidados a una edad temprana. Recuerda que la piel madura es especialmente exigente y tiene unas necesidades específicas para su cuidado. Por esto, adoptar una postura positiva frente a los signos de la edad es esencial. Sigue lo siguientes tips:

  • Para poder cuidar tu piel correctamente, es fundamental saber qué tipo de piel tienes. Considera que ésta va cambiando con el tiempo.
  • Limpia tu piel con productos suaves y altamente nutritivos, como mínimo una o dos veces al día.
  • La piel debe estar bien preparada para absorber mejor los productos. Por eso, es clave exfoliarla una o dos veces al mes. Esto eliminará las células muertas, estimulando el conjunto de procesos de regeneración de la piel para recuperar firmeza.
  • Hidratación diaria. Las condiciones ambientales son extremas, hidrátala una o dos veces al día, para mantenerla en condiciones saludables y protegerla de posibles agresiones externas.
  • Usar productos complementarios nutritivos ayudan a reafirmar la piel, reducir las líneas de expresión y prevenir que tu piel envejezca prematuramente.
  • Aplícate mascarillas una o dos veces a la semana, es una forma fácil y práctica de hacer un aporte de vitaminas y nutrientes.
  • El tip más importante, aplícate protección solar todos los días, independientemente del clima y aunque no te expongas al sol.

Cuida tu piel diariamente, tómate tu tiempo para relajarte y cultivar tu autoestima.

Volver al blog