¿Para qué sirve la vaporización en la piel?

La vaporización tiene como propósito dilatar los poros del rostro para facilitar la extracción de impurezas, tales como espinillas, granitos, o lo que usualmente llamamos puntos negros. Este método evita la fuerte presión que suele exigir dicha extracción, por lo cual amortigua el dolor; siempre y cuando los poros se hayan dilatado de forma conveniente. En consecuencia, la vaporización facilita la limpieza de la piel, y además, evita maltratar el rostro o dañar la piel.

Recomendaciones

  • Cuando realices una extracción, completa el procedimiento con un ejercicio tonificante, hidratante o nutritivo.
  • Comienza la extracción por la nariz, por tratarse de una zona generalmente muy grasa; después continúa en los pómulos, la zona del mentón y por último, la frente.
  • Por lo general, los extractores de impurezas presentan dos extremos. Uno de ellos, ayuda a realizar un leve barrido en la zona T, para retirar los puntos negros o espinillas. El otro, permite eliminar las impurezas localizadas, realizando una leve presión con el centro del orificio ubicado sobre el granito.

Procedimiento para la vaporización y la extracción

  1. Limpia tu piel con un limpiador adecuado para tu tipo de piel.
  2. Calienta agua en un recipiente y después de apagar la cocción, permite el ascenso del vapor hasta tu rostro. Cierra los ojos y cuida la distancia para evitar quemaduras.
  3. Humedece una toalla con agua tibia y colócala suavemente sobre tu piel.
  4. Después, retira cuidadosamente las impurezas de tu piel con un extractor de espinillas.
  5. Enjuaga tu piel con agua fría para cerrar tus poros.
  6. Realiza un pequeño masaje facial con tu crema hidratante o nutritiva.

Vaporización con distintas plantas

Ortiga y tomillo: plantas recomendadas para limpiar y desinfectar la piel; especialmente efectivas cuando aparecen granitos.

Hojas de menta: ayudan a cerrar los poros.

Lavanda: ideal para pieles delicadas, cuando el cutis está agrietado o irritado.

Flores de sauce: desincrustan la suciedad y las células muertas.

Flores de manzanilla: dejan la piel suave y aterciopelada.

Volver al blog