Mujer, cuida tu piel sin complicaciones

Ya habrás escuchado en repetidas ocasiones que la piel es el órgano más extenso del cuerpo humano, un tejido resistente y flexible que cubre toda la superficie de éste. Pero, ¿esto qué significa realmente? No se trata sólo de la gran amplitud de la piel, ya que una persona adulta tiene alrededor de 2 metros cuadrados de superficie cutánea, sino, de las funciones que desempeña y la importancia que representa para la subsistencia misma. La piel, envuelve, protege, aísla y a la vez comunica el cuerpo humano con su exterior inmediato; actúa como una barrera de defensa frente a microorganismos, accidentes, rayos solares ultravioleta, climatología, etcétera; retiene en el interior del cuerpo sustancias imprescindibles, como la sangre y, mantiene permanentemente activado un sistema inmunitario. Entonces, ¿qué debemos hacer para mantener un perfecto cuidado de la piel?

Sólo se requieren cinco simples pasos para lucir una piel saludable y radiante. No es necesario complicarse la vida con tediosas rutinas o productos costosos; el principal secreto para obtener resultados efectivos es mantener la constancia, debido a que cuidar nuestra piel representa una labor del día a día, como lo es lavarnos los dientes.

Cinco simples pasos para el cuidado de la piel

  1. Realiza una limpieza diaria minuciosa, después de despertar y antes de dormir.
  2. Hidrata cada mañana tu piel, esto ayudará a hacer frente a las toxinas, la contaminación y la pérdida de agua.
  3. Nutre cada día tu piel, aplicando el producto mediante un masaje concienzudo con el fin de penetrar profundamente en la piel.
  4. Una vez a la semana, aplica una mascarilla natural con los ingredientes más acordes a tu tipo de piel.
  5. Exfolia la piel cada 15 días para liberarla de las células muertas y las toxinas acumuladas.

Después de seguir estos sencillos pasos, notarás tu piel renovada, con vitalidad, e inclusive, más rejuvenecida. Pero recuerda hacerlo con regularidad y usar los productos específicos de acuerdo a tu tipo de piel; de este modo, tu piel te lo agradecerá.

Volver al blog