Dormir bien, la clave para cultivar una piel sana

Dormir entre seis y ocho horas en la noche, en un ambiente tranquilo y en una cama cómoda, es clave para lucir una piel sana.

En la noche, el cerebro produce melatonina, un neurotransmisor que ayuda a su buen funcionamiento, y que sólo se genera cuando hay oscuridad.  Por ello, al dormir adecuadamente, en plena oscuridad y alejado del ruido, el celebro puede descansar.

Al dormir, nuestra piel se relaja y se presenta una regeneración celular que ayuda a mejorar su apariencia. Además, permite la liberación de líquidos, lo que descongestiona los ojos y evita su hinchazón o enrojecimiento. De lo contrario, pueden aparecer o pronunciarse las ojeras, debido a la congestión vascular.

Dentro de este proceso, es indispensable el cuidado de la piel, iniciando porque esté limpia de radicales libres y suciedad que se acumulan durante el día, a causa de la polución y el maquillaje. De allí la importancia de limpiar la piel antes de dormir. Por eso, en Docmeti recomendamos los productos que más se ajustan a tus necesidades de higiene facial, iniciando por un limpiador para luego aplicar una hidratante o nutritiva.

Consejos para lucir una piel sana

Es importante tener en cuenta la higiene del sueño que hace referencia a una serie de consejos para garantizar el ambiente ideal para dormir.

  • Es clave crear un hábito de sueño y  mantenerlo. La idea es tener una hora para irse a dormir y otra para levantarse, así organizas el ciclo del sueño.
  • La alimentación juega un papel fundamental. Una cena liviana es ideal antes de acostarse. Lo contrario, una comida pesada, puede perturbar el sueño y causar pesadillas.
  • Es recomendable dormir con ropa cómoda, que no sea muy ajustada.
  • La habitación debe ser tranquila, sin ruidos como los del televisor o la música, a menos que sea relajante y a un volumen moderado. Tampoco deben entrar corrientes de aire ni reflejos de luz.
  • Debes hacerte una limpieza y un masaje al aplicarte los productos hidratantes o nutritivos para mantener una piel sana.
  • Lo productos deben aplicarse al menos 10 minutos antes de ir a dormir, dejar que la piel los absorba y así logren el objetivo deseado.
  • Cambiar la funda de la almohada una vez a la semana, ya que la piel se oxigena, se regenera, y las células muertas van quedado en la almohada.
  • Las posturas juegan un papel importante. Para evitar las arrugas o marcarlas, no debemos dormir con joyas. Dormir boca abajo puede retener líquidos y cuando despiertas tienes bolsas y ojeras bajo los ojos. Lo recomendado es hacerlo boca arriba ya que esto no provoca presión sobre la piel y descongestiona.

¿Parece increíble que estos aspectos influyan en una piel sana? Ahora ya sabes la importancia de dormir y generar hábitos saludables para lograr una piel más radiante.

Te recomiendo leer ¡Piel joven y saludable! La importancia de cuidarnos de manera integral y Mujer, cuida tu piel sin complicaciones.

Volver al blog