Desmaquillador, un aliado para tu piel

Usar diariamente un desmaquillador adecuado, es un hábito indispensable en el cuidado de la piel. Este producto retira las impurezas de la piel y los restos de maquillaje que hayan quedado en el rostro.

Sin embargo, es muy importante desmaquillar la piel por la mañana y por la noche, ya que esto permite no sólo eliminar el maquillaje, sino también retirar las impurezas a las que se expone el rostro en contacto con el medio ambiente. Entonces, si se realiza este procedimiento dos veces al día, la piel se mantendrá limpia y libre de elementos que evitan la correcta oxigenación.

El desmaquillador puede ser en gel, en leche o líquido. Pero, debes seleccionar el que mejor se ajuste a tu tipo de piel.

A continuación, te describo dos formas de preparar un desmaquillador casero. ¡Anímate a preparar tu propio desmaquillador!

Desmaquillador fortificante

Ayuda a mantener los poros con una excelente apariencia, ya que su acción tonificante otorga una mejor textura a la piel. Es una preparación adecuada para pieles secas.

Ingredientes

2 cucharadas de aceite de almendras

2 cucharadas de aceite de ricino

Preparación

  1. Mezcla en un bol los dos aceites con una espátula.
  2. Aplica la preparación en tu rostro realizando un suave masaje.

Desmaquillador protector

Protege y limpia en profundidad la piel del contorno de los ojos. Es una preparación muy suave y adecuada para pieles más finas y delicadas.

Ingredientes

2 cucharaditas de manteca de cacao

2 cucharaditas de aceite de soja

3 cucharaditas de vaselina

1/2 taza de agua

Preparación

  1. Calienta todos los ingredientes al baño maría y cuando la mezcla empiece a hervir, apaga el fuego.
  2. Revuelve la preparación hasta que se enfríe.
  3. Aplica la preparación en tu rostro realizando un suave masaje.

También te recomiendo leer Jabón para la piel, ¿cómo elegirlo?

Volver al blog