Consejos para cada tipo de piel

¿Cuál es tu tipo de piel?

Antes de tomar cualquier medida o seguir alguna recomendación, debes descubrir cuál es tu tipo de piel. En primera instancia no es tan sencillo saberlo, debido a que nuestro rostro puede presentar diferentes tipos a la vez, y modificarse a medida que aumenta la edad o cambia el clima. Entonces, si aún no conoces tu tipo de piel, realiza un análisis sencillo completamente gratis aquí.

A continuación, encontrarás algunos consejos para las principales clasificaciones. Recuerda que existen muchas otras variaciones con características más específicas y especiales.

Piel normal

  • Debe cuidarse de forma permanente para que se mantenga equilibrada.
  • Cuidar la nutrición.
  • Hidratarla frecuentemente.
  • Realizar masajes faciales.
  • No olvidar el uso de un protector solar.

Piel grasa

  • Lavar el rostro dos veces al día con agua tibia y un limpiador suave.
  • Mientras se realice la limpieza, hacer un leve masaje con movimientos circulares y en sentido ascendente.
  • No tocarse el rostro sin lavarse previamente las manos.
  • En caso de tener acné, no pellizcarse el rostro.
  • No aplicarse productos hechos a base de aceite.
  • Si se utilizan gafas, se deben limpiar todos los días para eliminar la grasa acumulada alrededor de los ojos y de la nariz.
  • Desmaquillarse siempre el rostro antes de dormir.
  • Utilizar productos astringentes.
  • Mantener el cabello limpio, ya que, al contacto con el rostro, sus agentes pueden fomentar la obstrucción de los poros.
  • Utilizar un protector solar que bloquee los rayos UVA.
  • Utilizar una crema hidratante no grasa.

Piel seca

  • Evitar los cambios bruscos de temperatura.
  • Utilizar gafas solares.
  • Exfoliar periódicamente el rostro.
  • No utilizar agua caliente para limpiar el rostro; mejor usar agua tibia.
  • Evitar bañarse en piscinas con agua clorada, porque esto agrava la sequedad.
  • Hidratar la piel después de ducharse.
  • Cuidar la alimentación.
  • Evitar los jabones fuertes.
  • Evitar el uso excesivo de calefacción y aire acondicionado.
  • Seguir una dieta alimenticia que contenga vitamina A.
  • Usar productos que contengan manteca de cacao y almendras.

Piel mixta

  • Usar productos que mantengan equilibrada la zona T (frente, nariz y mentón).
  • Aplicar un tónico en las zonas grasosas.
  • Desmaquillarse con leche o crema limpiadora.
  • Realizar una exfoliación del rostro una vez a la semana con el fin de retirar las impurezas.
  • Aplicarse mascarillas para piel mixta.

Piel sensible

  • Utilizar jabones a base de avena, rosas y glicerina.
  • Usar exfoliantes de textura fina.
  • Mantener el rostro hidratado.
  • Cuidar la alimentación.
  • No aplicar productos fuertes o irritantes.
  • Utilizar productos hipoalergénicos.
  • Utilizar un protector solar que bloquee los rayos UVA.
Volver al blog