Cicatrices: ¿cómo cuidar la cicatrización?

¿Qué son las cicatrices?

Las cicatrices son tejidos de neoformación que se observan tras la fase precoz de reparación de los tejidos, después de la pérdida de sustancias que órganos y tejidos han sufrido. Típicamente, aparecen después de sufrir una herida. Pero en general, aparecen en diferentes procesos donde hay destrucción de tejido. Pueden ser consecuencia de daños, enfermedades, intervenciones quirúrgicas, quemaduras, etc. Es decir, las cicatrices hacen parte de la reparación y reconstrucción de la piel.

El tejido cicatricial es menos elástico que el normal, por lo cual suele tener un aspecto contraído; además, persisten indefinidamente y, con el paso del tiempo, pueden volverse más evidentes. Por otro lado, su falta de color se debe a la ausencia de pigmentación.

Etapas de cicatrización

  1. Inflamatoria: aumenta la vascularización, la llegada de células inflamatorias y plaquetas, que se acompaña de la formación de la costra superficial.
  2. Proliferativa: se produce una acumulación de colágeno y fibra, con lo cual se inicia la regeneración y tensión de la herida.
  3. Remodelación: se produce la absorción del colágeno, limitándose a mantener únicamente las fibras afectadas por la herida. Esta etapa puede durar incluso un año.

Recomendaciones para cuidar la cicatrización

  • Lava el lugar de la herida cuidadosamente, con limpiador suave y agua para remover los gérmenes.
  • Cubre la herida con un vendaje adecuado. Para cicatrizar correctamente, la herida debe mantenerse inmovilizada durante algunos días.
  • Nunca te arranques la costra superficial formada en la piel. Además de abrir nuevamente la herida, puedes hacer que las bacterias se introduzcan, y ocasionar que se forme una cicatriz más grande.
  • Después de curada la herida, no olvides aplicarle protector solar para salir al exterior. Esto podría reducir la decoloración rojiza o marrón, y también ayuda a que la cicatriz desaparezca antes.

Ungüentos naturales

  • Aloe vera: el gel de aloe vera tiene propiedades anti-inflamatorias que ayudan a reducir la irritación de la piel, elimina las cicatrices y promueve la regeneración de nuevas células de la piel. Aplica el gel fresco de aloe en las cicatrices y enjuágalo después de 20 minutos.
  • Aceite de coco: el aceite de coco protege y sana cicatrices de la piel acelerando los procesos de cicatrización del cuerpo. Los ácidos grasos del aceite de coco funcionan como antioxidantes y minimizan el daño a los tejidos causados por los radicales libres. Aplica el aceite de coco en las cicatrices y enjuágalo después de 20 minutos.
  • Clara de huevo: para las cicatrices causadas por el acné, aplica claras de huevo en las cicatrices para reducir su aspecto, deja actuar durante 15 minutos y enjuaga con agua tibia.
Volver al blog