Beneficios y perjuicios de la exposición al sol

En los últimos años, se ha detectado en todo el mundo un incremento de la incidencia de cánceres de piel, estrechamente vinculado a las costumbres personales de exposición al sol y a su componente ultravioleta (UV), así como a la percepción social de que el bronceado es deseable. Por esto, es fundamental que conozcas los efectos nocivos de la radiación UV y determines un cambio en tu estilo de vida que ayude a frenar la tendencia al aumento continuo de los casos de cáncer de piel.

Primero, debes saber que la intensidad de la radiación UV depende de diversos factores. Cuanto más alto esté el sol en el cielo, más intensa es la radiación UV. Por esto, generalmente las mayores intensidades de la radiación UV se producen alrededor del mediodía, cuando el sol alcanza su máxima altura. Además, cuanto más cerca del ecuador, más intensa es la radiación, y bien sabemos que la línea del ecuador atraviesa a Colombia. La intensidad de la radiación UV es máxima cuando no hay nubes, pero puede ser alta incluso con nubes. Otros factores son la altitud y el ozono, debido a que a mayor altitud la atmósfera absorbe una menor proporción de radiación UV, aunque el ozono absorbe parte de ésta.

Perjuicios de la exposición al sol

Una exposición al sol prolongada puede producir efectos agudos y crónicos en la salud de la piel y los ojos. Las quemaduras solares y el bronceado son los efectos agudos más conocidos de la excesiva exposición al sol; a largo plazo, se produce un envejecimiento prematuro de la piel como consecuencia de la degeneración de las células, del tejido fibroso y de los vasos sanguíneos. Los efectos crónicos comprenden dos grandes problemas: los cánceres de piel y las cataratas.

Sin embargo, pequeñas dosis de radiación UV son beneficiosas para el ser humano. Por esto, es necesario que también consideres el lado positivo.

Beneficios de la exposición al sol

  1. La piel capta la energía y, cuando se expone al sol, recibe numerosas radiaciones vitales.
  2. Estimula el sistema nervioso.
  3. Propicia la elaboración de vitamina D.
  4. Fija el calcio y el yodo en el organismo.
  5. Beneficia el sistema muscular y el óseo.
  6. Regula la tasa de azúcar en la sangre.

Precauciones

  1. Lo ideal es exponerse al sol poco a poco. Comenzar por un cuarto de hora y aumentar paulatinamente el tiempo de exposición, sin pasar de una hora y media al día.
  2. Aunque la piel esté habituada al sol, no es recomendable tomarlo más de 10 minutos durante las horas centrales del día.
  3. Durante el tiempo de exposición, es necesario tomar agua para evitar la deshidratación de los tejidos cutáneos.
  4. En ningún caso, tomar el sol sin una protección adecuada de acuerdo a tu tipo de piel. Aplícala preferiblemente 2 o 3 veces al día.
  5. Si debes permanecer un tiempo prolongado al sol, es indispensable que cubras tu cabeza con una gorra o sombrero y protejas tus ojos con gafas de sol.
  6. Evita las camas de bronceado.

También puedes encontrar cinco simples pasos para que cuides tu piel sin complicaciones aquí.

No esperes una mala noticia para comenzar a cuidar tu piel, ¡empieza hoy!

Foliculitis: el enemigo de los hombres

¿Por qué me da foliculitis?

La foliculitis es una de las afecciones más comunes en los hombres, muchas veces por el crecimiento de la barba. En parte, es debido a que la piel de los hombres es diferente a la de las mujeres. Generalmente es mas gruesa, tiene un pH más ácido y es más grasa. Por lo que, está mas propensa a la aparición de granitos y la continua tarea del afeitado la irrita, descama y deshidrata. Es importante conocer los productos específicos para un buen tratamiento que vaya de acuerdo a tu tipo de piel.

No hay una receta mágica para acabar con la foliculitis. Esto depende mas bien de un conjunto de cuidados que son muy difíciles de aplicar, como la fricción de la ropa o  las obstrucciones por el afeitado. De igual forma, es muy importante estar alerta y evitar apretar los granitos o usar productos inadecuados, puesto que puede convertirse en una infección más grave.

La foliculitis es una infección

¿¡Infección!? Sí, la foliculitis es una inflamación causada por una infección del folículo piloso. Esta infección normalmente se da debido a un incremento de gérmenes como los estafilococos en la mayoría de los casos, que aunque se encuentran de manera natural en la piel sin ocasionar problemas, pueden convertirse en patógenos.

Debido a lo común que puede ser la obstrucción del folículo piloso, ésta también aparece en las axilas o ingle. Estas zonas tienen altos contenidos de glándulas sebáceas y sudoríparas, que incluso allí se pueden formar foliculitis más profundas que originan forúnculos. Por esto, nuestros hábitos de limpieza y cuidado de la piel juegan un papel importante. Pero, lastimosamente la mayoría de los hombres no se atreven a utilizar cremas o jabones, porque lo consideran poco masculino. Sin embargo, es de suma importancia hacerlo porque como vimos, siempre se puede complicar.

A continuación vamos a ver una serie de hábitos que nos ayudarán a evitar la foliculitis.

La limpieza

Esta es una parte muy importante, pues así evitaremos que grasas o gérmenes penetren los poros de nuestra piel. El rostro debe limpiarse como mínimo dos veces al día. Una vez en la mañana y otra en la noche antes de dormir. Pero, también debe hacerse después de alguna actividad física como el gimnasio o algún deporte. Ten en cuenta que vas a necesitar un jabón que sea adecuado a tu tipo de piel.

Para los hombres que poseen barba, la limpieza puede ser antes de bañarse. Debido a que el vello facial suele ser más grueso que el del cabello, el champú debe ser uno especializado al cuidado de la barba y que sea compatible a tu tipo de piel.

La afeitada

Mi primer consejo es usar una crema para antes afeitar y dejarla actuar por unos 5 a 10 minutos. Muchos de nosotros nos aplicamos la crema y empezamos a afeitarnos inmediatamente, pero el secreto está en que la crema realmente cumpla su propósito que es suavizar el vello e hidratar la piel. Finalmente, es importante no hacer un afeitado muy al ras. Pasarnos la máquina de afeitar muchas veces crea una agresión en la piel. Esto ayuda a que el vello se atore, creando una inflamación y contribuyendo a la infección de la foliculitis.

La hidratación

Finalmente, debe aplicarse hidratación después de la limpieza o afeitado, así evitaremos la resequedad y delicadeza de la piel. Pues entre más reseca esté nuestra piel, más posibilidades hay de que ocurra una obstrucción del vello facial.

Espero que sigas estos consejos y puedas ver un cambio en tu piel y evitar al máximo la foliculitis. Te recuerdo que en Docmeti puedes conseguir los productos necesarios para hacer tu limpieza e hidratación aquí.

Para complementar esta información te recomiendo leer ¿Cómo cuidar la piel en los hombres? aquí.

Una piel saludable es fundamental en tu presentación personal

¿Conoces la importancia  que tiene tu presentación personal en todos los aspectos de tu vida?

Tu imagen es la carta de presentación en cualquier lugar que te encuentres. Del modo en que te perciban las personas dependerá la manera en que se relacionen contigo, y no tendrás una segunda oportunidad de dar una buena primera impresión. Es por esto que los hombres debemos cuidar nuestra presentación personal en todos los aspectos de nuestras vidas. Recuerda, lo que muestras es lo que transmites.

La imagen no solo es el buen vestir; los modales, el comportamiento, el olor y la limpieza son parte del conjunto, y no debemos descuidar ninguno de ellos. Para los hombres puede que esto sea un tema conocido. Sin embargo, olvidamos algunos elementos que consideramos “femeninos”, tales como, el cuidado de las uñas, el cabello, la combinación de colores en la ropa y el cuidado de nuestra piel. Las cuales son igual de importantes y finalmente tendrán implicaciones en lo que transmitimos a las demás personas.

¿Por qué el cuidado de la piel importa en la presentación personal?

El cuidado de la piel, además de ser un tema relacionado con la salud, es un elemento que irradia aspectos de nuestra personalidad. Una piel limpia, lozana y saludable trasmitirá jovialidad y cuidado. Por el contrario, afecciones como el acné, la dermatitis, las arrugas y las manchas nos harán ver un poco mayores, agotados y descuidados.

Lo primero que debes saber es cuál es tu tipo de piel. Todas las pieles son diferentes y únicas, tal como una huella digital. Es por esto que el cuidado debe ser totalmente personalizado, así asegurarás la efectividad de los productos que elijas y no pondrás en riesgo la salud de tu piel. Usar malos productos podría causar un efecto contrario; recuerda que aveces el remedio puede ser peor que la enfermedad.

Conociendo tu tipo de piel sabrás si es necesario hidratarla, nutrirla o protegerla del acné. Recuerda que usar exfoliantes, mascarillas, cremas iluminadoras o reparadoras no es un tema solo de mujeres, son productos que representan un gran beneficio para tu piel y para tu aspecto físico. Adicionalmente, de esta manera estás previniendo futuras afecciones que se presentan con el paso de la edad.

¿Cómo debo cuidarme la piel?

Cuidarse la piel es muy sencillo. Comienza por tener una buena limpieza en el día y en la noche para eliminar las impurezas del ambiente. Tener una adecuada hidratación en especial en el área de la barba,  la cual se reseca con cada afeitada. Además, utiliza productos reafirmantes, ya que con la edad la piel pierde elasticidad y de esta manera comienzan a aparecer las líneas de expresión. Y adicionalmente, utiliza productos para nutrir y alimentar tu piel. Recuerda que tu rostro es lo primero que ven las personas.

No olvides que el cuidado de la piel es solo un paso para tener una excelente apariencia y mejorar tu presentación personal. Adicionalmente, mejora tu salud y previene futuras afecciones, permitiéndote lucir una piel más joven.

También puedes encontrar los riesgos de no cuidar tu piel aquí. Recuerda, esto no es un tema de chicas.

¡Piel joven y saludable! La importancia de cuidarnos de manera integral

Una buena salud se refleja en la piel y en todo el organismo. Por esto, la importancia de cuidarnos integralmente para mantener una piel joven y saludable.

El envejecimiento es un proceso cronológico programado genéticamente que deteriora una piel joven y saludable. Pero éste también se debe a causas extrínsecas como los movimientos musculares, la gravedad, la nutrición, la falta de ejercicio, los trastornos del sueño y, factores ambientales tales como la radiación solar, en este caso denominado fotoenvejecimiento.

Obtener el equilibrio entre la belleza y la salud de la piel, puede ser complicado. Las mujeres aspiramos a tener una piel saludable y naturalmente radiante, por esto el objetivo de contar con una rutina de belleza. Por otro lado, los expertos aseguran que esperar a que empiece a notarse el envejecimiento antes de hacer algo, es suicida. Esto sucede porque en el momento en que se empiezan a notar las primeras arrugas, no es posible frenar o hacer más lento el proceso. Es más fácil prevenir que remediar aquello que ya apareció.

¿Cómo lograr una piel joven y saludable?

Identificamos los ocho factores principales para hacer que tu piel se ilumine de adentro hacia afuera. ¿Estás lista?

  1. Conocer nuestro tipo de piel nos permite darle los cuidados adecuados. De esta forma, no perdemos el tiempo en tratamientos inútiles que sólo causan problemas a nuestra piel. (Realiza tu análisis completamente gratis).
  2. El cuidado óptimo comienza con la correcta elección de los productos. Recuerda que Docmeti te recomienda los mejores productos según tu tipo de piel.
  3. Buenos hábitos de higiene. La piel del rostro también necesita una limpieza e hidratación diaria; y al igual que los dientes, hay que hacerlo mínimo dos veces al día. Esto ayuda a los poros a liberar cualquier tipo de contaminación a la que hayamos estado expuestos.
  4. Acostúmbrate a usar protector solar. Te ayuda a mantener la piel joven y saludable, libre de arrugas y manchas, reduciendo el riesgo de cáncer en la piel.
  5. Tener una alimentación saludable, la cual incluya frutas y verduras ricas en antioxidantes, como tomates, zanahorias, fresas y frambuesas; éstas harán maravillas con tu piel ya que tendrás una nutrición de adentro hacia fuera.
  6. Aprender a manejar el estrés y a mantener una conexión con tu interior; así estarás en armonía con el mundo exterior. El efecto sinérgico de estar en conciencia tiene como resultado la estimulación y protección de la salud a nivel celular, clave para mantener una piel joven y saludable.
  7. Dejar el trabajo en la oficina. ¡Es importante darnos el tiempo para estar con la familia, los amigos o la mascota! Entre mayor sea nuestra calidad de vida, mejor será nuestra salud mental, física y emocional; y nuestra piel lo reflejará.
  8. El maquillaje se está convirtiendo en una segunda piel. Pero ten mucho cuidado, podrías asfixiar y dañar tu piel. Es necesario ser estricto en el momento de comprar y aplicar el maquillaje, así evitamos irritaciones, acné, e inclusive, quemaduras.

Entre más pronto se empiece el cuidado de la piel, mejor será el pronóstico, y mayor el tiempo que perdure joven y saludable.

 

¿Cómo cuidar la piel en los hombres?

El mito de no cuidar la piel en los hombres

Muchos pensamos que cuidar la piel en los hombres es algo innecesario y peor aún, muchos de nosotros creemos que es algo netamente femenino. Esto se debe a la desinformación y cultura que nos rodea. Pero, las enfermedades de la piel no distinguen, ni perdonan el género. Y aun así, solo por el hecho de contar con vello facial como la barba, cuidar la piel en los hombres se vuelve mas complejo. Por lo que, hablaremos del cuidado de la barba en un artículo más adelante.

Toda piel necesita un cuidado general que consiste en hacer una limpieza, hidratación y aplicación diaria de protector solar. Tampoco hay que olvidar una exfoliación cada 2 semanas.

Limpieza

La piel del rostro y del cuerpo son muy diferentes. Por ende, para cuidar la piel es necesario un tratamiento especial. Si has estado usando el jabón del baño para tu limpiar tu rostro, te tengo una mala noticia: ¡no te estás cuidando la piel del rostro adecuadamente! Los jabones de baño no poseen el pH adecuado y además, contienen otros agregados que pueden ser muy fuertes o poco efectivos para tu tipo de piel. ¿Pero como así que mi tipo de piel? Si, existen muchos tipos de piel y eso quiere decir que aunque uses jabones que prometen pH neutro, debes tener en cuenta si el jabón es adecuado para la piel; como lo son, grasa, seca, mixta, etc. La buena noticia es que si quieres saber cuál es tu tipo de piel puedes hacer ya mismo un test gratuito aquí.

Ahora bien, teniendo el jabón especializado para tu tipo de piel, el segundo paso es hacer limpieza al menos dos veces al día. Una vez por la mañana preferiblemente después de levantarte y una vez en la noche antes de dormir. Si haces una actividad física como deporte o ejercicio en medio de estos dos horarios, también deberías lavar tu rostro después de terminar la actividad física. La limpieza ayuda a remover la grasa y las impurezas que puedan estar obstruyendo los poros de la piel.

Hidratación

Inmediatamente después de la limpieza necesitas hidratación. Pues, para mantener una piel saludable ésta debe estar hidratada, ya que la limpieza puede secarla un poco. Al igual que con los jabones, para la limpieza necesitas un hidratante que sea adecuado para ti. Porque, si tienes piel grasa y usas un hidratante graso esto puede ocasionar espinillas o granos en tu rostro; o por el contrario, si usas un hidratante no graso y tienes una piel muy seca no va a hidratarse correctamente.

Protector solar

El uso de protector solar, también conocido como bloqueador solar es una regla de oro. La limpieza y humectación nos ayudan a mantener nuestra piel fresca, saludable e incluso prevenir enfermedades de la piel. Si por alguna razón no lo hacías antes, no es tan grave como no usar el protector solar. El sol es muy dañino pues los rayos UV dañan el ADN de las células de la piel ocasionando envejecimiento prematuro, manchas o incluso cáncer. El protector solar debe usarse después de la aplicación del hidratante en la mañana aunque sólo vayas a estar expuesto a la luz artificial de la oficina o del hogar; y si vas a tener mucha exposición solar, es recomendable volverlo a aplicar una vez más tarde.

Exfoliación

¿Alguna vez has visto como una serpiente o una langosta mudan de piel? Los humanos tenemos un proceso similar, y aunque es muy diferente, los humanos también renovamos nuestra piel dejando células muertas en el rostro. Necesitamos exfoliar nuestro rostro para ayudar con este proceso, que debe hacerse cada 2 o 3 semanas. Este último paso debe hacerse después de la limpieza y antes de la humectación, preferiblemente en la mañana.

¿Son muchas cosas, no? pero te tenemos otra buena noticia. En Docmeti te hacemos una caja que trae los productos de acuerdo a tu tipo de piel y además de eso, te ofrecemos asesoría personalizada.

Puedes conseguirla aquí para empezar a cuidar la piel en los hombres como se debe; y recuerda que el cuidado de la piel es importante para prevenir enfermedades o el envejecimiento prematuro, siendo algo que afecta a todos los géneros. ¡Comienza a cuidar tu piel ya!

Mujer, cuida tu piel sin complicaciones

Ya habrás escuchado en repetidas ocasiones que la piel es el órgano más extenso del cuerpo humano, un tejido resistente y flexible que cubre toda la superficie de éste. Pero, ¿esto qué significa realmente? No se trata sólo de la gran amplitud de la piel, ya que una persona adulta tiene alrededor de 2 metros cuadrados de superficie cutánea, sino, de las funciones que desempeña y la importancia que representa para la subsistencia misma. La piel, envuelve, protege, aísla y a la vez comunica el cuerpo humano con su exterior inmediato; actúa como una barrera de defensa frente a microorganismos, accidentes, rayos solares ultravioleta, climatología, etcétera; retiene en el interior del cuerpo sustancias imprescindibles, como la sangre y, mantiene permanentemente activado un sistema inmunitario. Entonces, ¿qué debemos hacer para mantener un perfecto cuidado de la piel?

Sólo se requieren cinco simples pasos para lucir una piel saludable y radiante. No es necesario complicarse la vida con tediosas rutinas o productos costosos; el principal secreto para obtener resultados efectivos es mantener la constancia, debido a que cuidar nuestra piel representa una labor del día a día, como lo es lavarnos los dientes.

Cinco simples pasos para el cuidado de la piel

  1. Realiza una limpieza diaria minuciosa, después de despertar y antes de dormir.
  2. Hidrata cada mañana tu piel, esto ayudará a hacer frente a las toxinas, la contaminación y la pérdida de agua.
  3. Nutre cada día tu piel, aplicando el producto mediante un masaje concienzudo con el fin de penetrar profundamente en la piel.
  4. Una vez a la semana, aplica una mascarilla natural con los ingredientes más acordes a tu tipo de piel.
  5. Exfolia la piel cada 15 días para liberarla de las células muertas y las toxinas acumuladas.

Después de seguir estos sencillos pasos, notarás tu piel renovada, con vitalidad, e inclusive, más rejuvenecida. Pero recuerda hacerlo con regularidad y usar los productos específicos de acuerdo a tu tipo de piel; de este modo, tu piel te lo agradecerá.

Los hombres también deben cuidar su piel, ¿conoces los riesgos?

¿Sabías que según el perfil epidemiológico emitido por el Hospital Universitario E.S.E, Centro Dermatológico en el año 2016, el 33% de las enfermedades reportadas por hombres corresponden a afecciones ocasionadas por el acné, el 28% a dermatitis y el 8% a daños generados por la radiación solar?

Este tipo de afecciones se generan dado que los hombres no tenemos la concepción y la constancia de cuidar nuestra piel, pensamos que esto es un tema del que solo las mujeres deben preocuparse y no le damos la relevancia que este tema requiere. A pesar de que nuestra piel es más resistente y más gruesa, los hombres tenemos tendencia a sufrir de acné, irritación, poros abiertos, piel grasa, piel seca y envejecida, entre otros; en la actualidad esta tendencia ha cambiado considerablemente, ya vemos como algunos hombres comienzan a tener un cuidad básico, sin embargo no es un tema generalizado.

El desconocimiento de los riesgos y de los cuidados de la piel pueden ser un causante de esta tendencia. Sin embargo, en este post queremos contarte algunas prácticas que podrán ayudarte a prevenir la aparición de futuras afecciones, permitiéndote lucir una piel saludable y radiante.

  1. Algunos de los enemigos de la piel masculina son: el tabaco, el licor, el sedentarismo, la mala alimentación, el afeitado diario, incluso los efectos del estrés. Es por esto que, cambiar simples hábitos de vida pueden ser un factor decisivo  para la salud de tu piel.
  2. Realizar una limpieza básica de la piel en la mañana y en la noche es un hábito que debemos adquirir, y no con cualquier producto, ya que esto podría empeorar el problema; busca un producto diseñado para tu tipo de piel y realiza el proceso con constancia.
  3. El afeitado genera un deterioro de la piel, es por esto que el uso de un producto post-afeitado que nos ayude a hidratar y refrescar es fundamental.
  4. Utiliza exfoliantes para una limpieza más profunda, podría ser una vez cada 15 días, con esto renovarás las células de tu piel y le darás una apariencia más limpia.
  5. Utiliza productos hidratantes y nutritivos, esto evitará la aparición de afecciones como el acné.
  6. El sol es otro enemigo, por esto recuerda usar el bloqueador solar todas las mañanas, no solo te ayudará a proteger la piel de los rayos UV, sino que también evitará las impurezas del ambiente.
  7. Recuerda que la piel es diferente según el clima, ambiente, hábitos etc., cada piel es única y es por esto que el cuidado debe ser totalmente personalizado, un mal manejo de productos puede causar lesiones importantes a tu piel, y la auto medicación es una mala decisión; asesórate adecuadamente con un experto y utiliza productos completamente diseñados para tu tipo de piel.

Estas son solo algunas recomendaciones para mantener tu piel saludable, recuerda que tu rostro es tu carta de presentación personal, por ello debes darle la importancia y el cuidado que requiere.

Realiza el test Docmeti para que descubras cual es tu tipo de piel y de esta manera conozcas como debes comenzar a cuidarla.

La importancia del cuidado de la piel

La piel es el órgano más transformable de todos, es el único que está en contacto con el exterior y nos protege de factores externos, cambios de temperatura y bacterias; además es impermeable, se auto repara y lubrica a sí mismo. La piel del rostro es mucho más delicada y requiere de cuidados especiales, no siempre se conocen a fondo las necesidades de la piel o su tipo; y por ello, suelen cometerse errores que resultan bastante perjudiciales.  

La piel puede reflejar tanto la salud física como la mental

Alertando de posibles enfermedades tanto internas como propias de la piel con cambios en su color o textura, con aparición de granos o de manchas, ser áspera o delicada, firme o arrugada, mostrar las emociones y ser fuente de atracción social y sexual.

Las personas con problemas de la piel acuden normalmente a los médicos de familia o generales, los motivos de consulta son pocas veces considerados “serios” o simplemente estéticos, pero pueden causar dolor, así como problemas sociales y emocionales. Las enfermedades de la piel suelen transmitirse genéticamente, pero el hecho de que sean hereditarias no quiere decir que sean incurables, que no puedan ser tratadas de forma satisfactoria o simplemente que no puedan prevenirse.

La mayoría de los problemas de la piel está determinado por factores ambientales, ambientes nocivos o contaminados; pero el mayor riesgo para la piel es el exceso de luz solar, por esto la piel requiere de cuidados adecuados y específicos en cada persona. Cada vez más nos preocupamos por tener una piel saludable y desde un punto de vista estético independientemente de cuál sea el género, cada piel tiene sus propias necesidades. De allí que sea fundamental iniciar un cuidado diurno de limpieza, hidratación y protección solar, al igual que un cuidado nocturno de limpieza y nutrición donde la piel está más receptiva y se potencia el proceso natural de reparación, pues durante el ciclo diurno ésta sufre debido a las agresiones ambientales.

La prevención y los cuidados adecuados son la mejor manera de mantener la piel sana y radiante durante mucho más tiempo, pero antes de empezar los cuidados de la piel tenemos que tener en cuenta que tipo de piel tenemos, ya que la aplicación de productos inadecuados podrían ser contraproducentes.