Piel mixta: grasa y seca a la vez

La piel mixta presenta zonas que segregan una gran cantidad de grasa, mientras que otras son secas. Las áreas donde más fácilmente se acumula la grasa son la frente, la nariz y el mentón; es decir, la zona T. El resto de la piel, las mejillas, el contorno de ojos y el cuello evidencian mayor resequedad.

Características de la piel mixta

En la zona grasa es donde suelen aparecer los puntos negros, los poros dilatados y el sebo. Por el contrario, en la zona seca la piel es más fina, no hay acné y los poros se encuentran prácticamente cerrados. Sin embargo, en el área seca, se hacen visibles prematuramente las arrugas, y la falta de hidratación provoca el envejecimiento de la piel.

Productos para la piel mixta

La piel mixta requiere productos limpiadores e hidratantes específicos para este tipo de piel, debido a que tienen la propiedad de absorber sebo e hidratar las zonas resecas. Básicamente, si usas productos para piel grasa, estarás resecando aún más las zonas secas; y si utilizas productos diseñados para piel seca, las zonas grasas presentarán un aspecto más untuoso y brillante.

Recomendaciones para la piel mixta

  • Utiliza cremas hidratantes en las zonas secas para devolver al rostro el agua perdida.
  • Utiliza tonificantes en la zona grasa para evitar la formación de sebo.
  • Realiza una limpieza facial con un limpiador adecuado para tu tipo de piel. Evita utilizar jabones para prevenir el aumento de resequedad.
  • Usa diariamente un bloqueador solar.
Kit Docmeti
Kit Docmeti

Mascarilla de rosas para piel mixta

Ingredientes

Pétalos de rosa frescos

Agua

Yogur

Azúcar

Preparación

  1. Deshoja y retira 10 pétalos de rosa.
  2. Coloca los pétalos en un mortero y machácalos hasta formar una masa.
  3. Pasa los pétalos a un recipiente y añade un vaso de agua.
  4. Agrega una cucharada de azúcar.
  5. Incorpora una cucharada de yogur.
  6. Revuelve los ingredientes hasta formar una crema.
  7. Aplícate la mezcla en el rostro y espera a que actúe durante 25 minutos.
  8. Enjuaga tu rostro con agua tibia y sécalo con una toalla facial.

También te recomiendo leer Piel saludable: hábitos de alimentación.

¿Cómo mitigar la aparición de ojeras?

Primero que todo, ¿por qué aparecen las ojeras?

Es muy normal despertar y notar en nuestro rostro zonas oscuras en los párpados inferiores, que no queremos tener. Y es que generalmente, le atribuimos la aparición de las ojeras a la falta de sueño y al cansancio. Pero estas son sólo algunas de las causas más frecuentes; estas manchas también se deben a factores hereditarios, problemas hormonales, enfermedades de circulación, sequedad de la piel, y hasta al estrés. Sí, resulta que los párpados presentan la zona con la piel más delgada de todo el cuerpo. Entonces, al dilatarse los vasos sanguíneos es muy evidente el oscurecimiento del área; algo menos probable en un lugar con piel gruesa. Adicionalmente, con el paso de los años, la piel se vuelve más delgada y pierde firmeza, lo cual realza aún más el problema.

Recomendaciones para mitigar la aparición de ojeras

  • Descansa lo suficiente. Dormir es un proceso reparador necesario para el cuerpo que favorece la oxigenación de la piel. Duerme mínimo 7 u 8 horas diariamente, y asegúrate de descansar cómodamente.
  • Bebe abundante agua. Procura tomar 2 litros de agua al día para mantener tu piel y tu cuerpo hidratado. Adicionalmente, disminuye el consumo de alcohol y tabaco para mantener tu cuerpo libre de toxinas.
  • Aliméntate saludablemente. Una nutrición equilibrada permite la correcta circulación y oxigenación de la sangre. Además, tu piel absorbe los nutrientes necesarios.
  • Realiza ejercicio físico. El ejercicio es la clave para mejorar la circulación, practica algún deporte o actividad física con constancia.

Remedio natural con aloe vera

El gel del aloe vera ayuda a hidratar y tonificar la piel.

  1. Corta una hoja de aloe vera por la mitad y extrae su gel.
  2. Realiza un suave masaje sobre la zona de las ojeras.
  3. Espera que el gel actúe durante 15 minutos.
  4. Limpia tu rostro con agua fría.

También te recomiendo leer Desmaquillador, un aliado para tu piel.

Desmaquillador, un aliado para tu piel

Usar diariamente un desmaquillador adecuado, es un hábito indispensable en el cuidado de la piel. Este producto retira las impurezas de la piel y los restos de maquillaje que hayan quedado en el rostro.

Sin embargo, es muy importante desmaquillar la piel por la mañana y por la noche, ya que esto permite no sólo eliminar el maquillaje, sino también retirar las impurezas a las que se expone el rostro en contacto con el medio ambiente. Entonces, si se realiza este procedimiento dos veces al día, la piel se mantendrá limpia y libre de elementos que evitan la correcta oxigenación.

El desmaquillador puede ser en gel, en leche o líquido. Pero, debes seleccionar el que mejor se ajuste a tu tipo de piel.

A continuación, te describo dos formas de preparar un desmaquillador casero. ¡Anímate a preparar tu propio desmaquillador!

Desmaquillador fortificante

Ayuda a mantener los poros con una excelente apariencia, ya que su acción tonificante otorga una mejor textura a la piel. Es una preparación adecuada para pieles secas.

Ingredientes

2 cucharadas de aceite de almendras

2 cucharadas de aceite de ricino

Preparación

  1. Mezcla en un bol los dos aceites con una espátula.
  2. Aplica la preparación en tu rostro realizando un suave masaje.

Desmaquillador protector

Protege y limpia en profundidad la piel del contorno de los ojos. Es una preparación muy suave y adecuada para pieles más finas y delicadas.

Ingredientes

2 cucharaditas de manteca de cacao

2 cucharaditas de aceite de soja

3 cucharaditas de vaselina

1/2 taza de agua

Preparación

  1. Calienta todos los ingredientes al baño maría y cuando la mezcla empiece a hervir, apaga el fuego.
  2. Revuelve la preparación hasta que se enfríe.
  3. Aplica la preparación en tu rostro realizando un suave masaje.

También te recomiendo leer Jabón para la piel, ¿cómo elegirlo?

¿Cuáles cremas usar en mi piel?

¿Por qué es importante el uso de cremas en la piel?

Si bien la higiene y limpieza diaria de la piel son hábitos diarios imprescindibles, el empleo complementario de cremas de acuerdo a cada tipo de piel aumenta los beneficios; debido a que estos productos resuelven diferentes problemas. Es decir, es correcto limpiar la piel dos veces al día para reducir las impurezas que taponan los poros, retirar el exceso de secreciones, y en general eliminar ciertos residuos externos como la contaminación del aire. Sin embargo, la piel requiere otras atenciones, y más si hablamos de la piel del rostro; ésta necesita humectación, hidratación, protección, tonificación, exfoliación, etc. y la limpieza por sí sola no hará magia.

Recuerda que los rayos ultravioleta son capaces de traspasar la ropa y lastimar las células, o que al nadar, la epidermis puede entrar en contacto con agua salada o clorada, condiciones que pueden resecar la piel. También debes saber que el rostro es el área más susceptible a sufrir daños debido a que presenta una mayor exposición, pero no es esto un motivo para dejar en el olvido el cuidado de la piel del resto del cuerpo.

Por esto, es importante reconocer las cremas o productos cosméticos indispensables para el cuidado básico de la piel. Por otro lado, la industria cosmética no sólo ha desarrollado productos que mantienen la piel en buen estado, sino que también ha creado productos que contribuyen al tratamiento de afecciones.

Cremas para el cuidado general

kit Docmeti
Kit Docmeti por sólo $40.000
  • Humectantes: ayudan a retener y absorber la humedad de la piel.
  • Hidratantes: imparten y restauran el agua de la piel; aportan un extra de agua a la piel, permitiendo que recupere toda la hidratación perdida y no se reseque con tanta facilidad.
  • Nutritivas: regeneran y renuevan la piel por completo mientras descansas; aportan lípidos a la piel, que actúan como una reserva energética permitiendo la regeneración celular. 
  • Protectoras: protegen la piel de los efectos nocivos de los rayos ultravioleta; tales como, manchas, quemaduras, cáncer de piel y envejecimiento prematuro.
  • Limpiadoras: limpian la piel, eliminando las impurezas y secreciones que facilitan la obstrucción de los poros.

Cremas para el tratamiento de afecciones

  • Reafirmantes: complementan las rutinas de ejercicio; mientras la actividad física endurece los músculos, las cremas actúan fortaleciendo las fibras elásticas de la piel.
  • Antienvejecimiento: humectan en profundidad; eliminan las células muertas y evitan que el tabaco, la contaminación y los rayos solares aceleren el envejecimiento.
  • Antimanchas: reducen la formación de melanina, causante del oscurecimiento en diversas zonas de la piel.
  • Re-estructuradores de piel: rellenan la falla que se produce al romperse las fibras elásticas; encargándose de disimular las arrugas, más no eliminarlas.
  • Antiestrías: previenen la aparición de estrías y mejoran la textura de la piel afectada; aportan nutrientes que humectan, regeneran tejidos y proporcionan elasticidad.

¿Cómo aplicar una crema?

  1. Aplica la crema después de una limpieza rigurosa y antes de aplicar el maquillaje.
  2. Aplica la crema por toques sobre los puntos clave: frente, nariz, pómulos y barbilla. También es recomendable aplicar la crema en el cuello.
  3. Extiende la crema en círculos, de adentro hacia afuera y de abajo hacia arriba, realizando ligeros masajes.

Algunas recomendaciones

  • Las cremas de día tienen una doble función: proteger e hidratar la piel.
  • Las cremas resguardan la piel de las agresiones del medio ambiente, como el frío, el viento y la contaminación. Recuerda que las pieles finas y delicadas son más sensibles a los cambios climatológicos.
  • Las cremas de día preservan la piel de la acción del maquillaje.
  • Aplica las cremas de abajo hacia arriba para estimular la circulación sanguínea.
  • Tómate al menos 3 minutos de masaje, para que la crema penetre profundamente.

También te recomiendo leer Consejos para cada tipo de piel.

Piel saludable: hábitos de alimentación

Ya habrás escuchado el dicho “Somos lo que comemos”, resulta que la alimentación diaria debe aportarnos todos los nutrientes esenciales y la energía que necesita el cuerpo para mantenerse sano. De este modo, los hábitos que llevemos determinarán nuestro desarrollo y la propia salud. Una alimentación saludable al igual que el deporte o actividad física, además de mejorar la calidad de vida y prevenir enfermedades, favorece el aspecto del cuerpo tanto interna como externamente; el cabello, las uñas, la piel y el rostro darán testimonio de una correcta o deficiente alimentación.

Hábitos de alimentación recomendados

  • Consume diariamente mínimo 2 frutas y 3 porciones de verduras.
  • Modera el tamaño de las porciones de comida.
  • Bebe 2 litros de agua al día.
  • En el almuerzo y en la cena, la mitad del plato debe contener preparaciones con verduras.
  • Incorpora legumbres, cereales integrales, semillas y frutas secas.
  • No consumas más de 5 veces por semana carnes rojas o blancas.
  • Procura cocinar sin sal, es mejor reemplazarla por perejil, albahaca, tomillo, romero y otros condimentos. Igualmente, evita el uso del salero en la mesa.
  • Limita el consumo de azúcar y alcohol.
  • Disminuye el consumo de grasas saturadas y evita las comidas rápidas.

¿Cuáles alimentos específicos favorecen la salud de la piel?

Agua: es la base de cualquier tratamiento cosmético; recuerda beber dos litros de agua al día para mantener la hidratación del cuerpo y de la piel.

Brócoli: es rico en antioxidantes y vitaminas E y C, lo cual favorece la producción de colágeno y ayuda a mantener la piel más flexible y sana. Además, protege las membranas celulares de la dermis, defendiéndolas de los rayos solares.

Frutos rojos: contienen vitamina C y propiedades antioxidantes, que evitan el envejecimiento prematuro.

Cítricos: son ricos en vitamina C, un potente antioxidante que interviene en la formación de colágeno.

Zanahorias: sirven para reparar los tejidos, proteger a la piel de los rayos solares y de los radicales libres.

Pimentón rojo: reduce las arrugas y aumenta la circulación de la sangre hacia la piel.

Cereales integrales: las pastas, panes o arroz integral protegen la piel de la contaminación del ambiente.

Avellanas: los frutos secos son una gran fuente de vitamina E y aportan ácidos grasos saludables.

Yogur: es rico en proteínas que ayudan a digerir la grasa.

Aguacate: el aceite de aguacate penetra profundamente en la piel, dejándola limpia, nutrida y suave; sus antioxidantes ayudan a eliminar las arrugas.

También te recomiendo leer El envejecimiento de la piel, ¿edad o malos hábitos?

Piel normal, ¿cómo cuidarla?

La piel normal tiene un aspecto sano, terso, sin poros abiertos ni puntos negros y además, es flexible. Básicamente es una piel de bebé, sin molestias cutáneas, grasa o resequedad. Por lo cual este tipo de piel requiere un cuidado más sencillo.

Sin embargo, no te confíes, que tu piel sea normal no significa que no requiera cuidados. Una rutina muy básica y fácil de seguir consiste en la limpieza diaria y aplicación de una crema ligera para que la piel no pierda elasticidad. Obviamente, también es fundamental el uso del bloqueador solar y al menos una vez al mes, realizar una exfoliación superficial.

Características de la piel normal

  • La piel normal es de color rosado uniforme.
  • Al tocarla, se percibe un efecto de terciopelo, especialmente en las pieles jóvenes.
  • Es una piel muy delgada.
  • No presenta muchas líneas de expresión, es flexible.
  • Sus poros están cerrados y son pequeños.
  • Suele no presentarse manchas.
  • No se observa brillo ni presenta sensación grasosa.
  • Se broncea controladamente.
  • Es una piel resistente a los cambios de clima.
Kit Docmeti
Kit Docmeti

Recomendaciones para la piel normal

  • Usa productos con ingredientes acordes a tu tipo de piel.
  • Mantiene una alimentación saludable, rica en frutas y verduras.
  • De vez en cuando, aplica una mascarilla natural en tu rostro.

Mascarilla hidratante para piel normal

Ingredientes

Agua

Miel

1 huevo

Preparación

  1. En una olla, mezcla tres cucharadas de agua con una de miel.
  2. Añade una yema de huevo.
  3. Coloca a fuego lento y deja unos minutos hasta conseguir que se mezclen todos los ingredientes.
  4. Sin aumentar el fuego, remueve hasta conseguir una textura compacta.
  5. Vierte la mezcla en un recipiente de vidrio y deja enfriar.
  6. Aplica en el rostro con un algodón y deja actuar por 20 minutos.
  7. Retira la mascarilla con agua tibia.

También te recomiendo leer ¿Cuándo aparecen las primeras arrugas?

Jabón para la piel, ¿cómo elegirlo?

La piel es la barrera que impide el paso de gérmenes al organismo, y también contribuye a la regulación de la temperatura corporal. Además, las glándulas sebáceas producen una materia grasa que impermeabiliza la piel. Por otro lado, los restos de descamación de la piel, el polvo y la suciedad exterior; se convierten en un terreno favorable para la aparición de enfermedades. En consecuencia, es realmente importante asegurar diariamente el aseo de la piel. Y para lograr la limpieza deseada es necesario saber cuál jabón o limpiador usar.

Tipos de jabones

Convencionales: se caracterizan por ser sólidos, espumosos y elaborados con grasa animal, sodio y potasio.

Hidratantes: contienen aceites de plantas, crema o grasas extraídas de frutos secos.

De glicerina: al poseer componentes neutros, son recomendables para las pieles grasas, ya que la glicerina puede secar la piel.

Con aroma: contienen aromas florales o frutales y según el extracto que contengan, pueden llegar a ser relajantes. Pero no deben ser usados por personas de pieles sensibles.

Líquidos: presentan un aspecto similar al de una loción limpiadora.

Suaves: son apropiados para pieles sensibles, ya que están compuestos por ingredientes naturales.

Medicinales: son frecuentemente aconsejados por los médicos para diversas alteraciones de la piel.

Dermatológicos: sus componentes son muy suaves, debido a que se elaboran con extractos naturales. Ayudan a cerrar los poros y alivian las pieles irritadas; además, evitan la producción de espinillas.

Elegir el jabón correcto

En el mercado hay una gran variedad de jabones; diversos tamaños, formas, aromas y colores.  Sin embargo, estos factores no determinan la calidad del jabón. Por esto, no te limistes a elegir un producto por su apariencia. Por el contrario, al adquirir un jabón, es fundamental conocer sus componentes o ingredientes; éstos deben ir acorde a las características de tu tipo de piel (existe un jabón para cada tipo de piel). No olvides que algunos jabones pueden incluso ser perjudiciales, ya que generan efectos en la piel contrarios a los deseados.

Otro aspecto a considerar es que la mayoría de los jabones se obtienen de la grasa animal; de esta manera tienen una duración mas larga y son más económicos. Pero este tipo de jabones pueden secar la piel e irritarla. Por tanto, procura elegir un jabón neutro; y así logras mantener el equilibrio del pH sin alterarlo.

Recomendaciones generales para el uso del jabón

  • No utilices jabones corporales para limpiar tu rostro, ya que resecan la piel y alteran el pH. Puedes adquirir jabones líquidos o cremas limpiadoras que limpian profundamente la piel del rostro.
  • El uso del jabón genera bienestar para la piel y el organismo en general. Recuerda ducharte diariamente y limpiar tu rostro al menos dos veces al día, en la mañana y en la noche.
  • Es importante conocer los componentes del jabón que vas a usar, algunos pueden no ser adecuados para tu tipo de piel.
  • Asegúrate de adquirir un jabón de excelente calidad y en lo posible, elaborado con componentes naturales.
  • No abuses del uso de colonias y jabones perfumados, éstos facilitan a que se pierda tu aroma natural característico.

¿Cómo limpiar el rostro?

  1. Retira el maquillaje de tu piel, utilizando un algodón humedecido con desmaquillador, aceite o leche limpiadora.
  2. Humedece tu piel con agua tibia.
  3. Coge una cantidad de jabón o crema limpiadora con las manos, y procede a lavar tu rostro realizando un ligero masaje en dirección ascendente.
  4. Enjuaga todas las áreas con agua tibia, procurando que no queden restos de jabón.
  5. Seca suavemente tu piel con una toalla facial.

También te recomiendo leer ¿Sabes cómo desmaquillar tu piel?

Efectos del cigarrillo en la piel

Sabías que, según la Organización Mundial de la Salud…

El número de mujeres que fuman es menor que el de hombres. En el mundo, alrededor de un 40% de los hombres fuman, y sólo un 9% de las mujeres lo hacen. En consecuencia, cada año, el consumo de cigarrillo mata a más de 5 millones de personas en el mundo. Y el humo de cigarrillo en el ambiente causa más de 600.000 muertes.

Siendo el consumo de cigarrillo la primera causa de muerte prematura evitable, parecen no existir medidas suficientes para contrarrestar este hábito. En Colombia, existen alrededor de 6’000.000 de adultos fumadores y anualmente mueren alrededor de 21.000 personas por enfermedades asociadas al consumo de cigarrillo.

En definitiva, no es un secreto que el consumo del cigarrillo origina problemas para la salud. Por recordar algunas enfermedades: la enfermedad vascular periférica, la disfunción eréctil, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica y el cáncer. Sin embargo, antes y durante la aparición de estas enfermedades, la piel del cuerpo comienza a sufrir alteraciones. No olvides que la piel se comporta como un espejo que refleja la salud del organismo.

kit Docmeti
kit Docmeti

Efectos del cigarrillo en el rostro

Presenta una cara huesuda, ya que la nicotina degrada el colágeno y las fibras elásticas. Adicionalmente, se observa un rostro grisáceo porque la nicotina estimula la producción de radicales libres que disminuye el flujo de oxígeno. Esta cuestión afecta la llegada de los nutrientes a la piel, y con ello provoca la deshidratación. Aparecen puntos negros, debido a que el humo induce una alteración en las células superficiales del rostro que se estrechan y obstruyen. La elasticidad de la piel y las concentraciones de colágeno y elastina se ven alterados por el tabaco, provocando el envejecimiento prematuro. También se ve afectada la sanación de las heridas con una cicatrización lenta.

Efectos del cigarrillo en la boca

En la zona de la boca, se observan los labios descamados producto del contacto con el calor del cigarrillo y las toxinas del papel en combustión. Además, son evidentes las arrugas en los costados de la boca causadas por la contracción repetida de los músculos cuando se aspira el cigarrillo. Por otro lado, las toxinas del humo del cigarrillo, que alteran el proceso de pigmentación de la piel, son las responsables de las manchas oscuras que aparecen en la zona. Y sin ser suficiente, el humo es el responsable de garantizar los dientes teñidos de un color café amarillento dañando el esmalte y aumentando el riesgo de caries.

Efectos del cigarrillo en los ojos

El contacto directo del humo del cigarrillo produce una irritación que obliga a abrir y cerrar los ojos de manera involuntaria, sobrecargando el trabajo de los músculos, lo cual genera patas de gallo irreversibles. Los párpados hinchados son consecuencia del humo, éste reduce los niveles de humedad en los ojos y provoca una inflamación. Además, la nicotina altera la síntesis del colágeno responsable de dar firmeza a la piel, por lo cual se presentan ojeras profundas.

Recomendaciones para mejorar la alimentación

  1. Los alimentos enriquecidos con vitamina A son los vegetales de color amarillo, naranja y rojo. Éstos ayudan a reparar los efectos de los radicales libres.
  2. Consume alimentos ricos en antioxidantes que ayudan a contrarrestar los efectos del tabaco. Los alimentos como: cítricos, pimientos, kiwis y fresas ayudan a regenerar la falta de vitamina C.
  3. Para combatir los problemas respiratorios derivados de fumar, consume alimentos ricos en Zinc, como: apio, higos, papas y berenjenas.
  4. Para ayudar a eliminar las toxinas del tabaco, son indicados los alimentos como: cerezas, moras, espárragos, cebollas y lechuga.
  5. Consume alimentos con propiedades tranquilizantes como:  zumos naturales de piña, pera, manzana y fresas.
  6. Bebe abundante agua para ayudar a eliminar las toxinas.

También te recomiendo leer El envejecimiento de la piel, ¿edad o malos hábitos?

Consejos para cada tipo de piel

¿Cuál es tu tipo de piel?

Antes de tomar cualquier medida o seguir alguna recomendación, debes descubrir cuál es tu tipo de piel. En primera instancia no es tan sencillo saberlo, debido a que nuestro rostro puede presentar diferentes tipos a la vez, y modificarse a medida que aumenta la edad o cambia el clima. Entonces, si aún no conoces tu tipo de piel, realiza un análisis sencillo completamente gratis aquí.

A continuación, encontrarás algunos consejos para las principales clasificaciones. Recuerda que existen muchas otras variaciones con características más específicas y especiales.

kit Docmeti
kit Docmeti

Piel normal

  • Debe cuidarse de forma permanente para que se mantenga equilibrada.
  • Cuidar la nutrición.
  • Hidratarla frecuentemente.
  • Realizar masajes faciales.
  • No olvidar el uso de un protector solar.

Piel grasa

  • Lavar el rostro dos veces al día con agua tibia y un limpiador suave.
  • Mientras se realice la limpieza, hacer un leve masaje con movimientos circulares y en sentido ascendente.
  • No tocarse el rostro sin lavarse previamente las manos.
  • En caso de tener acné, no pellizcarse el rostro.
  • No aplicarse productos hechos a base de aceite.
  • Si se utilizan gafas, se deben limpiar todos los días para eliminar la grasa acumulada alrededor de los ojos y de la nariz.
  • Desmaquillarse siempre el rostro antes de dormir.
  • Utilizar productos astringentes.
  • Mantener el cabello limpio, ya que, al contacto con el rostro, sus agentes pueden fomentar la obstrucción de los poros.
  • Utilizar un protector solar que bloquee los rayos UVA.
  • Utilizar una crema hidratante no grasa.

Piel seca

  • Evitar los cambios bruscos de temperatura.
  • Utilizar gafas solares.
  • Exfoliar periódicamente el rostro.
  • No utilizar agua caliente para limpiar el rostro; mejor usar agua tibia.
  • Evitar bañarse en piscinas con agua clorada, porque esto agrava la sequedad.
  • Hidratar la piel después de ducharse.
  • Cuidar la alimentación.
  • Evitar los jabones fuertes.
  • Evitar el uso excesivo de calefacción y aire acondicionado.
  • Seguir una dieta alimenticia que contenga vitamina A.
  • Usar productos que contengan manteca de cacao y almendras.

Piel mixta

  • Usar productos que mantengan equilibrada la zona T (frente, nariz y mentón).
  • Aplicar un tónico en las zonas grasosas.
  • Desmaquillarse con leche o crema limpiadora.
  • Realizar una exfoliación del rostro una vez a la semana con el fin de retirar las impurezas.
  • Aplicarse mascarillas para piel mixta.

Piel sensible

  • Utilizar jabones a base de avena, rosas y glicerina.
  • Usar exfoliantes de textura fina.
  • Mantener el rostro hidratado.
  • Cuidar la alimentación.
  • No aplicar productos fuertes o irritantes.
  • Utilizar productos hipoalergénicos.
  • Utilizar un protector solar que bloquee los rayos UVA.

Cuida tu piel en el embarazo

Durante el embarazo, el cuerpo de la mujer presenta numerosas transformaciones para poder atender las necesidades del bebé. Por esto, es importante adoptar una nueva rutina de cuidado de la piel para enfocarse en sus nuevas preocupaciones. Los cambios que experimenta nuestro cuerpo durante y después del embarazo a menudo son maravillosos, a veces sorprendentes y ocasionalmente completamente inesperados.

¿Qué cambios puede presentar la piel durante el embarazo?

Algunos de los problemas de piel más comunes en la mujer embarazada son:

  • Piel grasa repentina
  • Ataques recurrentes de sensibilidad
  • Resequedad
  • Acné
  • Cambios en la pigmentación
  • Aparición de manchas

Es entonces, en la etapa gestacional cuando se deberían incrementar los cuidados cutáneos, tanto a nivel facial como corporal. Al rededor del 70% de las mujeres desarrollan manchas de tono marrón irregulares y difusas, pueden presentarse por motivos hereditarios u hormonales; pero el sol y la luz artificial son los principales factores externos desencadenantes. Generalmente las manchas mejoran, y en la mayoría de los casos desaparecen después del parto.

Otros factores que producen cambios en la piel, son los internos; como consecuencia de los cambios hormonales. Al estimularse las glándulas sebáceas y sudoríparas, aumenta la circulación sanguínea  que puede bloquear los poros y crear un ambiente favorable para que las baterías se multipliquen rápidamente. La buena noticia es que podemos prepararnos para que los cambios hormonales no le ganen la partida a nuestra piel.

Kit Docmeti
Kit Docmeti

¿Cómo cuidar la piel en el embarazo?

Una de las preocupaciones frecuentes de las mujeres embarazadas es, si los componentes de los productos pueden llegar al bebé a través de la piel durante la gestación. De allí que sea muy importante evitar los productos químicos, revisar la etiqueta de los componentes y tomar seria conciencia sobre los ingredientes que puedan contener.

Por ejemplo, algunos productos contienen soja, cafeína, aceites esenciales, minoxidil, metales (aluminio y sales), paraben, retinoides y accutanes; son activos comunes en cremas y pueden afectar el correcto desarrollo del bebé. El embarazo es el momento para conocer productos con activos naturales que permitan un mayor cuidado gracias a sus ingredientes no tóxicos.

Rutina para el cuidado de la piel

  • Realiza tu limpieza diaria con productos suaves, ya que la  piel está extremamente sensible y cualquier producto agresivo podría afectarla y secarla.
  • Una buena hidratación, tanto por dentro bebiendo agua, como utilizando productos que ayuden a hidratar tu piel. Recuerda usar productos según tu tipo de piel.
  • Importante usar bloqueador solar y evitar la exposición en las horas de mayor incidencia (11:00 am a 3:00 pm).
  • La retención de líquidos puede hacer que el contorno de los ojos se hinche. Para reducir esta hinchazón, coloca en los párpados discos de algodón o gasas empapadas en una infusión de manzanilla fría o dos rodajas de pepino, durante al menos 10 minutos.
  • Exfolia tu piel con exfoliantes mecánicos, es decir que contengan micropartículas que ayuden a remover las células muertas.
  • En ocasiones, al final del embarazo se hincha la cara y el cuello, debido a la retención de líquidos. Para disminuir la hinchazón aplica en el rostro una toalla empapada en agua fría o una mascarilla descongestionante.

Te recomiendo consultar los productos adecuados a usar con un profesional de la salud.