¿Cómo cuidar tus labios?

Es muy común que observes tus labios agrietados y a veces no saber qué hacer. Generalmente le prestamos más atención a la piel del rostro, pero no incluimos la zona de los labios. Primero debemos saber que esta área se reseca por diferentes causas: el frío, el calor, el aire y la deshidratación, básicamente.

Esta zona es una de las más visibles de la cara y, a su vez, una de las más delicadas. Recuerda que al estar tan sólo recubiertos por una fina capa de piel, los agentes externos actúan sobre ellos sin piedad. Sin embargo, una de sus características principales, es la capacidad de recuperación ya que se regeneran cuatro veces más que el resto de la piel.

Dedicarles un mínimo de atención al día es suficiente para mantenerlos siempre protegidos.

Recomendaciones para cuidar tus labios

  1. Al momento de limpiar tu piel recuerda incluir tus labios, realizando un suave masaje que provocará el aumento de circulación.
  2. Durante el día, al momento de aplicar el bloqueador solar no olvides tus labios, ellos también necesitan protección.
  3. Diariamente, durante el día y la noche debes mantenerlos hidratados para evitar la pérdida de agua.
  4. Lleva contigo una barrita de manteca de cacao para proteger tus labios y disminuir la resequedad.
  5. Al menos una vez al mes, usa un exfoliante muy suave, de este modo facilitas su renovación.
  6. Recuerda beber diariamente 2 litros de agua para mantener la correcta hidratación de tu piel.
  7. Evita fumar y beber alcohol en exceso.
  8. Escoge muy bien el tipo de labiales a usar, ya que algunos resecan demasiado esta zona.
  9.  No te acostumbres a arrancar la piel que los recubre, así evitarás las manchas.
  10. Lleva una alimentación saludable y consume alimentos ricos en vitamina B.

¿Para qué sirve la vaporización en la piel?

La vaporización tiene como propósito dilatar los poros del rostro para facilitar la extracción de impurezas, tales como espinillas, granitos, o lo que usualmente llamamos puntos negros. Este método evita la fuerte presión que suele exigir dicha extracción, por lo cual amortigua el dolor; siempre y cuando los poros se hayan dilatado de forma conveniente. En consecuencia, la vaporización facilita la limpieza de la piel, y además, evita maltratar el rostro o dañar la piel.

Recomendaciones

  • Cuando realices una extracción, completa el procedimiento con un ejercicio tonificante, hidratante o nutritivo.
  • Comienza la extracción por la nariz, por tratarse de una zona generalmente muy grasa; después continúa en los pómulos, la zona del mentón y por último, la frente.
  • Por lo general, los extractores de impurezas presentan dos extremos. Uno de ellos, ayuda a realizar un leve barrido en la zona T, para retirar los puntos negros o espinillas. El otro, permite eliminar las impurezas localizadas, realizando una leve presión con el centro del orificio ubicado sobre el granito.

Procedimiento para la vaporización y la extracción

  1. Limpia tu piel con un limpiador adecuado para tu tipo de piel.
  2. Calienta agua en un recipiente y después de apagar la cocción, permite el ascenso del vapor hasta tu rostro. Cierra los ojos y cuida la distancia para evitar quemaduras.
  3. Humedece una toalla con agua tibia y colócala suavemente sobre tu piel.
  4. Después, retira cuidadosamente las impurezas de tu piel con un extractor de espinillas.
  5. Enjuaga tu piel con agua fría para cerrar tus poros.
  6. Realiza un pequeño masaje facial con tu crema hidratante o nutritiva.

Vaporización con distintas plantas

Ortiga y tomillo: plantas recomendadas para limpiar y desinfectar la piel; especialmente efectivas cuando aparecen granitos.

Hojas de menta: ayudan a cerrar los poros.

Lavanda: ideal para pieles delicadas, cuando el cutis está agrietado o irritado.

Flores de sauce: desincrustan la suciedad y las células muertas.

Flores de manzanilla: dejan la piel suave y aterciopelada.

¿Qué efectos proporciona el masaje facial?

Un masaje facial consiste en realizar algunas maniobras superficiales o profundas con el objetivo de relajar nuestra piel y activar la circulación sanguínea. De este modo, mejoramos el estado general de la salud de la piel, el aspecto y la expresividad del rostro.

Cabe resaltar que el masaje facial es una de las técnicas más empleadas en los tratamientos estéticos, cuando recurres a profesionales de la salud estética. Además, éstos pueden realizarse manualmente con la ayuda de productos cosméticos, como exfoliantes, cremas faciales, aceites, tónicos; o incluso, con ayuda de aparatos mecánicos o eléctricos.

¿Cuáles son los efectos que proporciona el masaje facial?

  • Mejora el aspecto general del cutis.
  • Relaja y proporciona una gran sensación de bienestar.
  • Ayuda a mejorar la absorción de los cosméticos en el interior de la piel.
  • Mejora la circulación sanguínea y linfática.
  • Activa la producción de colágeno.
  • Alivia las tensiones musculares.
  • Previene y trata el envejecimiento cutáneo.
  • Tensiona las líneas de expresión.

Beneficios del masaje facial

El frotamiento de las manos, libera la piel de las sustancias grasas, haciéndola más fina y elástica. Además, favorece un mayor intercambio de oxígeno y nutrientes, por lo cual se estimula la regeneración celular. El masaje facial también aumenta la secreción sudorípara y disminuye la sensación de cansancio por la eliminación de toxinas. Por otro lado, las maniobras lentas y rítmicas producen relajación muscular.

Algunas técnicas utilizadas…

  1. Caricias o frotaciones
  2. Fricciones
  3. Presiones
  4. Amasamientos
  5. Vibraciones
  6. Palmoteos
  7. Remociones

También te recomiendo leer El envejecimiento de la piel, ¿edad o malos hábitos?

Recomendaciones para elegir cosméticos

En la actualidad, existen demasiados productos cosméticos en el mercado; sin embargo, no todos son adecuados para tí. Hay cosméticos para maquillar nuestra piel, como bases, rubores, sombras, pestañinas o mascaras, delineadores o labiales; para la piel, como cremas de manos, cremas faciales, cremas de cuerpo; para el aseo, como jabones, talcos, champús, desodorantes, etc. Y un sin fin de productos, también de uso capilar, para el bronceado y para las uñas.

En definitiva, son muchas las opciones que tenemos para escoger; pero… ¿sabemos elegir correctamente los cosméticos? A continuación, descubre 3 consideraciones a tener en cuenta.

Tipo de piel

Siempre, siempre, pero siempre, busca productos acordes a tu tipo de piel. Si no lo haces, podrías generar efectos contraproducentes debido a que tu piel requiere unos cuidados específicos, y no todos los productos se adecuarán correctamente a las características de tu piel. Recuerda que el tipo de piel depende de la edad, el clima, el aspecto de los poros, la textura, las líneas de expresión, la cantidad de cebo, etc. Si aún no conoces tu tipo de piel, descúbrelo aquí.

Calidad

La calidad del producto también es un factor determinante. No confíes en cualquier cosmético, siempre busca referencias o recomendaciones y no te acostumbres a comprar copias o imitaciones; éstas pueden generar efectos adversos. No siempre la marca de un producto determina su calidad, pero con mayor razón podremos confiar en marcas reconocidas por su calidad y no en cualquier marca sin alguna distinción.

Ingredientes

Siempre leemos las indicaciones de uso e inclusive las advertencias de los productos; pero pocas veces miramos los ingredientes. Por favor, sé cuidadosa y no expongas tu piel o tu cuerpo a productos demasiado perjudiciales. Procura adquirir productos cosméticos de origen natural o al menos con algunos ingredientes naturales. Si no conoces los efectos de ciertos ingredientes, investiga e infórmate.

Si requieres asesoría profesional, ingresa a docmeti.com y contáctanos.

¿Por qué la piel de los hombres es diferente?

Así como las facciones de la cara y en general, todo el cuerpo es diferente en hombres y mujeres, la piel también presenta diferencias. Y así se crea que el cuidado de la piel es sólo para mujeres, la verdad es que la piel masculina presenta otras características especiales que requieren mayores cuidados.

Para empezar, la piel de los hombres presenta una composición distinta. La hormona testosterona es responsable de determinar las características masculinas de la piel del hombre y le brinda una estructura única, muy diferente a la piel femenina. Obviamente, las características específicas de cada piel dependen de su tipo (grasa, mixta, seca, sensible, etc.) Pero en general, los hombres presentan una piel más gruesa, más grasa y un envejecimiento más profundo.

Otro aspecto a destacar, es el mayor ritual de los hombres, el afeitado. Éste es un proceso que representa una alta agresión para la piel.

¿Qué es diferente en la piel masculina?

  • La piel masculina es aproximadamente 25% más gruesa que la femenina. Además, contiene más colágeno; por tanto, es menos frágil y más firme.
  • Los hombres tienen más glándulas sebáceas y, por ende, más poros. Esto implica que la producción de sebo es mucho mayor, entonces la piel masculina es más grasa y brillante que la femenina, y tiende sufrir de acné más fácilmente.
  • Además, esta secreción sebácea aumentada puede prolongarse en los hombres hasta la vejez. En cambio, en las mujeres la producción sebácea disminuye con la menopausia y provoca la sequedad de la piel.
  • Aunque la piel en los hombres se arruga más lentamente, o bien, tarda más en arrugarse; en el momento de su aparición, las arrugas son más profundas.
  • El afeitado diario estresa la piel y puede causar irritación. Por tanto, la piel de la zona del mentón es más sensible a influencias externas.
  • Otra diferencia es el vello. La barba comienza a presentarse en los hombres a los 15 o 16 años.

Molestias frecuentes en la piel de los hombres

  • Irritación: debido a la afeitada, es muy normal que la piel se irrite y enrojezca, presentando problemas de sensibilidad.
  • Foliculitis: la inflamación de los folículos pilosos es muy común en la zona de la barba y el cuello. Allí aparece irritación y picazón, además de pequeños y molestos granitos.
Kit Docmeti
Kit Docmeti

Recomendaciones para el cuidado de la piel masculina

  • Adopta hábitos de limpieza facial con productos específicos para tu tipo de piel.
  • Realiza el afeitado después de la ducha, preparando la piel con un producto específico para evitar la irritación.
  • Utiliza productos faciales como hidratantes, nutritivos, anti-arrugas, específicos para pieles grasas.
  • Usa diariamente un protector solar.

También te recomiendo leer 3 pasos para cuidar la barba fácilmente.

Cuidado de la piel, antes y después de la depilación

Frecuentemente, las mujeres depilamos zonas de nuestro cuerpo como las piernas y las axilas. Y no sólo deseamos que la piel quede sin vellos, también queremos sentir firmeza, una textura lisa y en general, un aspecto sano. Más aún, si tenemos planeado un viaje al mar, ir a piscinas o simplemente usar un vestido. Lo crucial resulta ser que la depilación no consiste sólo en el momento como tal donde retiramos el vello corporal, sea con cera, cuchilla, crema depilatoria u otro método. La verdadera importancia recae en la preparación de la piel antes del procedimiento y el tratamiento posterior. Allí es donde más fallamos, muchas veces por cuestión de tiempo olvidamos la importancia del antes y el después de la depilación.

Antes de la depilación

Escoge el día adecuado

Inicialmente es muy importante escoger el día correcto; si sales de paseo, vas a usar un vestido de baño o un vestido como tal en una fecha específica, no te depiles un día antes ni mucho menos el mismo día. Hazlo por lo menos 2 o 3 días antes, ya que en las horas próximas a la depilación la piel sufre cambios, puede irritarse, resecarse en exceso e inclusive amoratarse; entonces lo ideal es darle a la piel algunos días libres de sanación. Por otro lado, recuerda que las mujeres poseemos mayor sensibilidad ciertos días del mes, así que en lo posible procura evitarlos para no aumentar la sensación de dolor en la piel.

Evita broncear tu cuerpo

No expongas tu piel al sol por un tiempo prolongado para broncearte, los días previos a la depilación. Si lo haces, tu piel estará muy sensible, lo cual puede ocasionar dolor e irritación. Lo mejor es realizar el bronceado después, pero tampoco inmediatamente… ¡espera algunos días!

Verifica el largo del vello

Si los vellos de la zona a depilar están muy cortos, entonces seguramente tu piel sufrirá una afección más fuerte y si la depilación es con cera, lo más probable es que no haya un correcto agarre, lo cual no es beneficioso. Por otro lado, si el vello es muy largo, puede enredarse, sufrir tirones, y en general, ocasionar un proceso más complicado y doloroso. Lo recomendable es dejar crecer el vello por aproximadamente una o dos semana y posteriormente, retirarlo.

Asegúrate de limpiar la zona

Lava muy bien la zona a depilar, con agua y un jabón o crema limpiadora específica de acuerdo a tu tipo de piel. Esto evitará que las impurezas se interpongan en el proceso.

Abre los poros

Debido a que vas a extraer los vellos, es más conveniente hacerlo con los poros abiertos. Para esto, realiza un baño de vapor o humedece la zona con agua tibia tendiendo a caliente; sin exagerar para evitar quemaduras. Así será más fácil el proceso de exfoliación y la depilación en general.

Exfolia la zona

Este es quizá el paso más importante y fundamental para asegurar una correcta depilación, ¡por favor, nunca lo olvides! Exfolia muy bien la piel con un exfoliante de acuerdo a tu tipo de piel, para eliminar las células muertas y evitar que algunos vellos queden debajo de la piel, ya que éstos obstruyen los poros ocasionando la inflamación de los folículos; esta afección es denominada “foliculitis”.

Evita las heridas o cortes

Si posees pequeñas heridas o cortes, no depiles la piel. Con seguridad, se generará irritación, ardor y dolor. Lo más conveniente es esperar una correcta sanación de la piel antes de proceder a depilar la zona.

Después de la depilación

Cierra los poros

Realiza un baño de agua fría o aplícate compresas frías en la zona para cerrar los poros y calmar la irritación de la piel.

Hidrata y humecta tu piel

Es sumamente importante aplicar una crema hidratante y humectante sobre la piel, realizando suaves masajes en el área, debido a que después del procedimiento la piel se reseca y pierde humectación. También puedes usar el gel del aloe vera. Repite esta aplicación varias veces, al menos dos veces al día y podrás ver como la piel se va recuperando. Adicionalmente, recuerda usar productos sin alcohol ni fragancias.

Evita la exposición al sol y usa protector solar

No se te ocurra exponerte al sol justo después de depilarte, ya que los rayos pueden generar manchas y quemaduras en tu piel. Por ende, debes usar juiciosamente el protector solar. Recuerda que tu piel está ahora más sensible, entonces es aconsejable evitar cualquier contacto fuerte.

No uses ropa ajustada

Dale un respiro a tu piel para que se recupere correctamente con ropa ancha, suelta y liviana; por tanto, evita la ropa ajustada.

Ahora sí, depila tu cuerpo y no temas lucir una piel suave y radiante.

¿Cuál es la diferencia entre perfumes, lociones y tónicos?

A veces, nos confundimos con la gran cantidad de productos existentes en el mercado. No sabemos cuáles necesita nuestra piel o cómo aprender a usarlos. En el artículo de hoy conoceremos la diferencia entre perfumes, lociones y tónicos.

Perfume

El término perfume hace referencia al olor que emanan las hojas aromáticas que se empleaban para realizar los sahumerios. Los primeros perfumes se fabricaban en la Edad Media con distintos aromas, entre ellos el del musgo.

A pesar de ser una composición basada netamente en el aroma, existen diferentes tipos de perfume. De acuerdo a su concentración, se clasifican así:

Perfume: es la fórmula más concentrada, con un 15 a 40% de esencia aromática.

Agua de perfume: presenta una concentración del 15%.

Agua de baño: tiene una concentración del 7 al 15%, aproximadamente 10%.

Splash perfume: presenta una concentración aproximada de un 1%.

Agua de colonia: tiene una concentración del 3 al 6%, en torno al 5%.

Loción astringente

Esta loción ayuda a eliminar impurezas diferentes a las que remueven las cremas limpiadoras, ya que la loción astringente limpia profundamente la piel. Son especializadas y recomendadas para pieles grasas y con acné.

Loción refrescante

Esta loción ayuda a remover impurezas en las pieles normales y secas.

Tónico

El tónico limpia los poros, permitiendo una mejor penetración de otros productos, como cremas hidratantes y nutritivas. Además, contribuye a cerrar los poros.

Recomendaciones para el uso de lociones y tónicos

  • Las lociones o tónicos se aplican después de limpiar el rostro con un jabón o una crema limpiadora, siendo un complemento para la limpieza diaria de la piel.
  • Restauran los ácidos de la piel, estrechan los poros dilatados y estimulan la circulación sanguínea.
  • Evita la excesiva aplicación de un tónico astringente, debido a que puede provocar que la piel se reseque.
  • Las lociones naturales pueden incluir hierbas y determinadas frutas, vegetales, aguas florales o vinagres.
  • Para aplicar las lociones o tónicos, emplea un pañuelo de papel muy fino o una ruedita desmaquilladora. No utilices pomos de algodón.
  • Una vez aplicado el tónico, no te maquilles de inmediato; espera a que el efecto refrescante del tónico actúe durante 15 minutos en la piel.
  • Después de aplicar una loción y antes del maquillaje, hidrata la piel con una crema de día.

¿Cómo aplicar las lociones y tónicos?

  1. Empapa una ruedita desmaquilladora con la loción o el tónico.
  2. Aplica en el rostro y el cuello, dando unos ligeros toques.
  3. Deja secar la piel durante 15 minutos.
  4. Si prefieres, puedes aplicar la loción o el tónico con un atomizador.

También te recomiendo leer ¿Cómo preparar la piel antes del maquillaje?

3 pasos para cuidar la barba fácilmente

¿Por qué cuidar la barba?

Como el cabello, la barba también requiere un cuidado; especialmente por cuestiones de higiene y limpieza. Por supuesto, también se trata de mejorar la apariencia, lucir bien y tener un estilo llamativo. Pero no olvides que además de la estética, está la salud, y bien sabemos que la barba puede acumular grandes cantidades de bacterias; además, la piel de abajo puede sufrir irritaciones y malestares.

Por esto, hoy encontrarás 3 simples pasos para cuidar tu barba.

  1. Lavar

    Champú. Lava tu barba con un champú específico, no utilices el mismo del cabello de la cabeza, el jabón que usas para el cuerpo o el limpiador que utilizas en el rostro. Es importante saber que el pelo de la barba es diferente al cabello de la cabeza; por esto, debes emplear un champú diferente, generalmente son menos agresivos que los corrientes.

    Procedimiento. Humedécela con agua tibia y aplica abundante champú, realizando un masaje desde la raíz hasta las puntas para estimular el crecimiento de la misma y limpiar también la piel que hay debajo. Después, enjuaga con abundante agua hasta que no quede ningún residuo, hazlo con agua fría para cerrar los poros de la piel. Finalmente, sécala suavemente con una toalla limpia.

    Frecuencia. No exageres con la frecuencia del lavado. Está bien hacerlo de 3 a 4 veces a la semana, más no todos los días; con el fin de permitir la regeneración de los aceites naturales.

  2. Hidratar

    Aceite. Hidrátala con un aceite adecuado, de origen natural; éste permitirá también el fortalecimiento del pelo y mejorará el cuidado de la piel que hay debajo. No utilices cremas hidratantes para la piel ya que éstas dejarán seco y áspero el pelo de la barba.

    Procedimiento. Vierte una pequeña cantidad de aceite sobre tus manos y frótalo. Después, empieza a aplicarlo de abajo hacia arriba, desde las puntas hasta llegar a la piel; luego peina los pelos desde las mejillas hacia abajo, y por último, hidrata el bigote con el aceite restante.

    Frecuencia. Hidrátala barba cada 2 días para que se mantenga sana y luzca bien cuidada.

  3. Peinar

    Cera. Es más fácil peinar la barba con ayuda de una cera ya que ayudará a darle forma, evitando nudos y enredos. No la peines después del lavado, ya que los cabellos húmedos son más débiles y están más propensos a caerse o arrancarse.

    Procedimiento. Peinala suavemente de arriba hacia abajo, mientras desenredas los nudos; sin movimientos agresivos o tirones, ya que estos provocarán el quiebre del cabello.

    Frecuencia. Peinala todos los días para mantener una apariencia arreglada.

¿Cómo preparar la piel antes del maquillaje?

Normalmente las mujeres dedicamos diariamente un tiempo a nuestra rutina de belleza, bien sea para ir a trabajar, salir con amigos, la familia o la pareja, asistir a un evento, etc. Sin importar el motivo, el maquillaje se hace presente en nuestro día a día; sin embargo, lo que olvidamos muchas veces es preparar nuestra piel. Sí, no es saludable para la piel obstruir los poros con productos de maquillaje, sean líquidos, en cremas o en polvos, sin antes tener una preparación previa.

Esta preparación es básicamente una ayuda para mantener el cuidado y la salud de la piel. De este modo, la piel se mantendrá firme y radiante a largo plazo, ya que el maquillaje sólo es una ayuda a corto plazo y si no se hace un correcto uso de éste, la piel se irá marchitando poco a poco.

Entonces, por muy poco tiempo que tengas para alistarte, nunca olvides tu rutina previa al maquillaje; son sólo 4 pasos que harán una gran diferencia en el aspecto y la salud de tu piel.

Kit Docmeti
Kit Docmeti
  1. Limpieza

    Limpiar la piel es fundamental, ya que nos permite trabajar el maquillaje sobre un lienzo impecable. Mezclar el maquillaje con las impurezas que genera el rostro y las que adquiere por factores externos, puede ocasionar sarpullidos, puntos negros, grasa y adicionalmente, un acabado poco higiénico. Conoce como limpiar tu rostro con un jabón o crema limpiadora adecuada aquí.

  2. Exfoliación

    Exfoliar la piel es una forma muy práctica de eliminar las células muertas. Este proceso nos permitirá maquillar nuestro rostro sobre una piel con textura más uniforme, suave y lisa. Pero, recuerda que la exfoliación no se realiza todos los días. Descubre el procedimiento para exfoliar tu piel aquí.

  3. Hidratación

    Hidratar la piel es esencial para mantener el líquido, el oxígeno y los nutrientes que esta requiere. Una piel deshidratada lucirá marchita, reseca, con manchas y poros abiertos; lo cual es un terreno muy desfavorable para aplicar correctamente el maquillaje. Algunas recomendaciones para la hidratación de la piel aquí.

  4. Protección solar

    Proteger la piel de los rayos solares es indispensable, ya que la exposición prolongada al sol puede ocasionar quemaduras, envejecimiento prematuro y cáncer de piel. Los productos de maquillaje no son protectores solares; aunque algunas fórmulas contienen filtros solares, no sirven para reemplazar la función de un protector solar. Encuentra algunas precauciones para la exposición al sol aquí.

Ya sabes cómo preparar tu piel antes del maquillaje, pero… ¿sabes cómo desmaquillarte? Te recomiendo leer algunos consejos y el procedimiento para desmaquillar tu piel aquí.

Exfoliante natural para cada tipo de piel

¿Por qué aplicar un exfoliante en la piel?

Recordemos que en el artículo ¿Cómo eliminar las células muertas de tu piel? identificamos la importancia de exfoliar la piel. Primero, este proceso consiste en liberar las células muertas y extraer la suciedad que lleva adherida la piel. Y además, al eliminar las células muertas, se acelera el proceso de regeneración de la piel. De este modo, la exfoliación desintoxica la piel y activa la circulación sanguínea.  Por esto, es muy notorio que al finalizar el proceso de exfoliación, la piel quede suave, satinada, lisa y traslúcida. Adicionalmente, con la exfoliación, la piel se aclara, las espinillas van desapareciendo y los poros abiertos disminuyen.

Ahora, en este artículo verás algunas preparaciones de exfoliantes naturales para cada tipo de piel. Así, puedes comenzar a cuidar tu piel fácilmente desde la comodidad de tu hogar con ingredientes naturales. En definitiva, los productos naturales aportan y garantizan una apariencia saludable a la piel.

¿Cuál es tu tipo de piel?

Antes de empezar la preparación del exfoliante, asegúrate de conocer tu tipo de piel. Pero, ¿cómo saberlo? Si aún no identificas tu tipo de piel realiza un análisis sencillo y rápido aquí. Además, es muy importante usar productos que contengan componentes específicos para cada tipo de piel. De lo contrario, podría alterarse el pH de la piel y ocasionar daños irreparables.

Exfoliante natural para piel seca

Ingredientes

5 fresas maduras

2 cucharaditas de yogur natural

2 cucharaditas de avena

Preparación

Lava las fresas y córtalas en trozos pequeños. Después, añade en un recipiente las fresas, la avena y el yogur. Mezcla los ingredientes en la batidora hasta obtener una pasta uniforme. Luego, introduce la mezcla en el refrigerador durante 5 minutos. Finalmente, aplica el exfoliante suavemente con movimientos circulares.

Exfoliante natural para piel grasa

Ingredientes

Pepino

Manzana

1 clara de huevo

1 cucharadita de zumo de limón

Preparación

Pela el pepino y córtalo en rodajas pequeñas. Igualmente, pela la manzana y córtala en trozos. Luego, añade en un recipiente el pepino, la manzana, la clara de huevo y el zumo de limón. Tritura los ingredientes en la batidora hasta obtener una mezcla homogénea. Después, introduce la mezcla en el refrigerador durante 5 minutos. Por último, aplica el exfoliante suavemente con movimientos circulares.

Exfoliante natural para piel mixta

Ingredientes

2 cucharadas de harina de avena

1 cucharada de almendra molida

Ralladura de medio limón

Agua

Preparación

Introduce la harina de avena, la almendra y la ralladura de limón en un recipiente. Después, mezcla los ingredientes añadiendo una pequeña cantidad de agua, la necesaria para formar una pasta homogénea. Finalmente, aplica el exfoliante suavemente con movimientos circulares.

Exfoliante natural para piel sensible

Ingredientes

2 cucharaditas de polvo de almendras

3 cucharaditas de harina de trigo

2 gotas de aceite esencial

Agua

Preparación

Introduce el polvo de almendras, la harina de trigo y el aceite esencial en un recipiente. Luego, mezcla los ingredientes añadiendo una pequeña cantidad de agua, la necesaria para formar una pasta homogénea. Por último, aplica el exfoliante suavemente con movimientos circulares.

Si deseas conocer algunos consejos y el procedimiento para exfoliar tu piel, continúa leyendo aquí.